El Cardenal Miguel, quien se mostró notablemente conmovido por los centenares de niños y niñas que llegaron hasta la Universidad Católica, acompañados de sus padres para recibir sus juguetes, comentó que todo niño espera un regalo del Niño Dios, así como él y cada adulto en su infancia lo esperaba.  

“Están contentos con sus carritos, con sus  cositas, todo niño espera un regalo del  niño Dios, ¿ustedes lo esperaron también?, yo también lo esperaba”, dijo sonriendo.

Su Eminencia agradeció el gesto del Comandante Daniel y la Compañera Rosario, quienes colaboraron con la entrega de juguetes al enviar suficientes regalos para todos los niños.

El Cardenal señaló que los nicaragüenses sabemos que Cristo vino al mundo para salvarnos y es necesario que en Navidad nos preparemos con un corazón limpio de pecado, acercándonos a los sacramentos para poder celebrar dignamente la venida de Cristo.

“El 24  de Diciembre conmemoramos el nacimiento del Dios que se hace Hombre y que viene al mundo para salvarnos y que nos invita a caminar en rectitud;  debemos prepararnos cada vez más con un corazón limpio de pecado, en cuanto sea posible, para poder celebrar  al Dios que viene a hacerse hombre  y va a morir por nosotros para que tengamos vida  y la tengamos en abundancia”, recordó.

 



El guía espiritual de los nicaragüenses recordó que “el Niño Dios viene para salvarnos, Dios se hace hombre y toma la condición de siervo y se somete a la muerte para que tengamos vida y la tengamos en abundancia. Nosotros debemos agradecer al Divino Niño que nace y ojala que  nazca en nuestros corazones, evitando el pecado porque el pecado impide que tengamos buenas relaciones con Dios”.

“Ahora que estamos en navidad tenemos que hacer un esfuerzo  por llevar una vida buena, lo mejor que se pueda,  que haya Amor, Paz… Gloria a Dios en las alturas y  Paz en la tierra a los hombres que ama el  Señor. La Paz es importante, la Paz en nuestros corazones, la Paz con nosotros mismos, para tener la Paz también con nuestros semejantes”, finalizó.

Familias agradecen gesto del Cardenal Miguel Obando

Las madres de familia que acompañaron a sus pequeños niños y niñas a recibir sus juguetes, agradecieron el gesto de buena voluntad de Su Eminencia para llevar alegría a cada niño y niña en esta navidad.

Adanila Rocha, habitante de las Sierritas de Santo Domingo, dijo que la entrega de juguetes de parte del Cardenal es una bendición para todos los hogares.

“Él es tan generoso, tan humilde, que  siempre se preocupa por las familias. El está dando  el ejemplo, es un hombre de bien que toda la vida  la entregó al servicio del Señor Jesús y al servicio de los más pobres. Los niños están alegres porque van con sus juguetes, es una bendición del Señor por medio de él”, indicó.

Yaoska Luna, otra mamá que llevó en brazos a su niña de dos años, agradeció el regalo y dijo que hay muchas madres que no tienen para comprarles juguetes a sus hijos y el regalo del Cardenal es oportuno en esta navidad.

Finalmente doña María López, madre de un pequeño de 4 años, agradeció al Cardenal por el obsequió que entregó con amor a los niños. Señaló que año con año el Su Eminencia entrega juguetes a miles de niños cuyas familias son de escasos recursos. “Esa es una bendición para todos, el Cardenal quiere muchos a los niños nicaragüenses”, afirmó López.