Al menos tres personas han muerto como consecuencia del paso del huracán Ofelia por Irlanda, según ha informado este lunes la BBC. El huracán, debilitado ya a tormenta, se dirige ahora hacia el norte de Inglaterra y en las próximas horas tocará Gales y parte de Escocia.

Junto a las tres víctimas mortales, al menos 120.000 hogares y comercios de la república se han quedado sin suministro eléctrico por el efecto de la tormenta, que en su trayecto desde las Azores se ha debilitado y ya no se considera huracán, aunque este lunes azota Irlanda con vientos de hasta 130 kilómetros por hora.

Además de los cortes eléctricos, han caído árboles también en los condados de Kerry y Cork, mientras que el Gobierno ha determinado a nivel nacional el cierre de colegios y guarderías y ha restringido otros servicios públicos, como los juzgados y los dispensarios médicos.

El aeropuerto de Dublín ha indicado que calcula que 130 vuelos serán suspendidos a lo largo del día, y aerolíneas como Ryanair, Aer Lingus, British Airways o Air France ya han anunciado la cancelación de algunas rutas.

En Irlanda del Norte, región del Reino Unido, también están clausuradas las escuelas y los tribunales han cesado su actividad a mediodía. Según la cadena pública británica BBC, el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton ha cancelado, por el mal tiempo, una visita que tenía previsto hacer a Belfast para tratar de impulsar las negociaciones entre los partidos norirlandeses, a fin de restaurar el Gobierno de poder compartido.

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, ha recordado en Twitter que la república de Irlanda "está en alerta roja nacional", la máxima en una escala de cuatro, y recomendó a los ciudadanos que "no salgan hasta que pase la tormenta".

"Sea en su trabajo, en casa, en casa de otras personas, quédense en el interior. Comprueben que estén bien los vecinos y los parientes", ha dicho el dirigente."Es una tormenta muy peligrosa. La última vez que hubo una de esta gravedad se perdieron once vidas", ha señalado.

Varadkar ha informado de que el Grupo de Coordinación de Emergencias Nacionales se reunirá a lo largo del día para ver qué medidas deben tomarse, o si se necesita la asistencia del Ejército en las labores de emergencia.

Por su parte, la Oficina meteorológica británica -Met- ha declarado también la alerta en diferentes partes del territorio y ha pedido a la población que tome precauciones tanto por el viento como por el riesgo de inundaciones.

La Met ha subrayado que, si bien se ha debilitado en su trayecto desde las Azores, Ofelia sigue planteando "un riesgo potencial para la vida y la propiedad".