Álvaro Fiallos presidente de la UNAG aseguró que los principales estragos de la roya se están dando en las zonas bajas (plantas ubicadas en faldas de cerros), siendo los pequeños productores los más perjudicados.

El dirigente gremial hizo un llamado a las instituciones financieras a disponer de créditos a los productores cafetaleros, para que estos puedan salir del problema, mientras al gobierno le solicitaran asistencia técnica.

Aún no pueden establecer qué cantidad de manzanas y de productores han sido afectados por esta enfermedad, por lo que la UNAG está realizando un diagnóstico del alcance porcentual de la enfermedad en los departamentos de Nueva Segovia, Ocotal, Matagalpa, Jinotega y Boaco.

De acuerdo a Leonel López Zeledón, productor de café de la zona de Nueva Segovia, la enfermedad de la roya obedece a los estragos que vienen provocando el cambio climático en algunos productos agrícolas y el manejo que hacen algunos productores de las plantas.

“Estamos planteando un plan de emergencia y sabemos que todos estamos preocupados que hacer y lo más importante es que nos juntemos todos, los productores, el gobierno, los gremio y todos juntos podemos resolver este problema”, manifestó López.

“Esperamos que a lo más tarde al último día de mes esperamos tener esta información, porque hay comunicación con el gobierno que no está pidiendo esos dados para que entremos  y hagamos sinergia el estado y el sector privado”, comentó el productor cafetalero.

"Tenemos que hacer un plan que involucre a toda la región, así como tenemos que hacer un plan que involucre a toda Nicaragua y no solamente a algunas zonas. En esto estamos en un momento dificil", agregó Fiallos.

Un problema de todos

El Presidente del COSEP José Adán Aguerrí considera que esto tiene que ver con un problema educativo de los productores que no tomaron medidas de cuido de las plantas de café y ahora se ven los resultados.

Aguerri aseguró que antes que finalice el año, el Cosep estará entregando al gobierno una propuesta del sector privado, para encontrar soluciones que permitan aminorar los efectos negativos de la enfermedad de la roya

“Hay que entender que este es un problema que no es un  problema de una sola cara, no es un problema gubernamental, es un problema de sector privado, es un problema de gobierno desafortunadamente entró la roya y entro y nos agarró con las manos arriba especialmente en los sectores pequeños y medianos no hubo el cuido necesario para poder atender esta situación y lo que hoy tenemos que hacer es presentar propuestas de cómo resolver hacia el futuro esta situación”, dijo Aguerri.

“Hay que buscar la manera de minimizar ya o de reducir ya el daño que ya existe, por otro lado tenemos que apostar a la asistencia técnica, tenemos que apostar a la educación que desafortunadamente es un tema cultural que hay que entender que cuando existe el tiempo de las vacas gordas hay que cuidar nuestras plantaciones y cuando existe el tiempo de las vacas flacas pues no tenemos que depender únicamente de la ayuda externa y en ese sentido hay que hacer un esfuerzo muy grande en la parte educacional”, agregó el dirigente empresarial.

José Ángel Buitrago de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua, calculó las perdidas por el orden de los 100 millones de dólares. El Ministro de Economía Familiar y Comunitaria, compañero Pedro Haslam aseguró que la afectación es del 15 por ciento en todo el país, siendo el departamento de Jinotega el más afectado.

Todos coincidieron que las afectaciones económicas en el sector cafetalero podrían verse en la próxima cosecha del 2013-2014.