Mientras más de una veintena de feroces incendios forestales siguen quemando miles de acres en la zona vinícola en el norte de California, la cifra de muertos se elevó a 32 este viernes, manteniendo en jaque a miles de bomberos que luchan contra la fatiga, un clima que juega en su contra y un pronóstico desalentador que prevé que la situación "empeore" de aquí al fin de semana. A esto se suma la delicada tarea de búsqueda de cuerpos entre las cenizas y los escombros, el drama de los miles de evacuados y la desesperación de quienes aún no han localizado a sus familiares.

La mayoría de los fallecidos, 18, se han reportado en el condado de Sonoma, la zona más afectada por esta catástrofe y donde también está el mayor número de personas desaparecidas o que aún no han sido localizadas por sus familiares ni las autoridades, que han explicado que las labores de recuperación de cadáveres está siendo muy complicada, mucho más cuando el fuego aún no se extingue.

"La identificación de los cuerpos será difícil. Hemos encontrado cuerpos casi intactos y hemos encontrado cuerpos que no son más que cenizas y huesos", advirtió Rob Giordano, Sheriff de Sonoma.

Giordano se refirió con prudencia al drama que viene hora: identificar a las víctimas de los incendios. Señaló que será un proceso díficil y lento por las condiciones en que se encuentran los restos, pues muchos son irreconocibles y tienen que recurrir a otros métodos de identificación.

Solo han reconocido a tres personas

Hasta ahora solo tres personas habían sido reconocidas por sus parientes. Una pareja de ancianos, de 100 y 98 años, y una mujer en silla de ruedas, quienes no lograron huir del fuego que alcanzó sus hogares en el condado de Napa. Pero en una conferencia de prensa este jueves en la noche, el sheriff confirmó la identidad de 10 de los fallecidos, todos entre los 57 y los 95 años.

"Estamos ahora en la fase de recuperación de cuerpos. Estamos verificando las personas desaparecidas a través de sus familias, a través de contactos convencionales: teléfonos, otras direcciones. Si ese caso nos conduce a que no tenemos más información, el próximo paso es ir a la casa de esa persona en la zona de incendios y buscarla. Así es como la mayoría de las recuperaciones se han hecho hasta ahora", explicó el sheriff.

El número total de reportes de personas desaparecidas ha subido hasta 1,100, pero de ellas han sido encontradas más de 800 sanas y salvas, y se trata de casos en los que simplemente no habían podido comunicarse con sus familias. Las comunicaciones en muchas zonas de incendios están intermitentes y esto se suma a que algunas personas no han acudido a los refugios habilitados por las autoridades y no tienen cómo reportarse.

Sin embargo, muchos de los casi 300 que siguen sin ser localizados, se teme que puedan engrosar la lista de fatalidades de los incendios. "Lo que les puedo asegurar es que haremos todo lo posible por buscar a los desaparecidos y les prometo que trataremos los restos con cuidado para regresarlos a sus seres queridos", dijo Giordano.