El acto se llevó a cabo en El Templo del Gran Jaguar, en la Plaza Central del Parque Nacional Tikal, y contó con la participación de cientos de guías espirituales y líderes de diferentes etnias.

Los guatemaltecos despidieron el último día de la era maya con un montaje artístico inspirado en la historia, cosmovisión y tradición maya, que contó con relatos, procesiones ceremoniales y estampas.

En el marco de la celebración, el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, abogó por “una Guatemala diferente: más justa, equitativa, sin tanta desigualdad y donde todos sus habitantes vivan en paz”.

A la principal actividad por el cierre del 13 B'aktun también asistió la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

Una vez concluida la gala oficial a la medianoche (06H00 GMT), los representantes de varias organizaciones de pueblos originarios de Petén (situado su extremo septentrional) hicieron su ritual peculiar en honor a sus abuelos.

Los asistentes hicieron un círculo, alrededor del cual danzaron a ritmo de marimba, instrumento nacional en Guatemala.

También se presentó un documental en el que el arqueólogo Oswaldo Gómez destacó que Tikal fue uno de los reinos más poderosos de la historia, reflejo de lo cual permanecen sus monumentos arquitectónicos.

Diversas agrupaciones comunitarias de Petén exigieron este jueves en la noche al Gobierno colocar una ofrenda frente al templo el Gran Jaguar, en Tikal, principal centro de las actividades por el cambio de era, según los mayas.

Según el calendario de los mayas, este jueves se despidió una era de cinco mil 200 años y este viernes se recibió el inicio de un nuevo ciclo.