En la cabecera departamental de Rivas las actividades cotidianas y económicas ya se encuentran en su acostumbrado ritmo, los comercios han abierto sus puertas, las calles ya se encuentran habilitadas, logrando así encausar nuevamente la economía local y superar la situación que enfrentaron días atrás.

Gilberto Martínez, comerciante del Parque Central, asegura que la disposición del pueblo rivense es lo que les permite avanzar e iniciar una nueva etapa.

Somos un pueblo esforzado, trabajador y valiente que sumado a la voluntad de Dios estamos superando las afectaciones de las lluvias. Ya la ciudad está activa, todos nos hemos dispuesto a continuar trabajando porque de nosotros depende nuestra economía familiar y local”, refirió.

Así mismo, la actividad de los pequeños transportistas se ha encarrilado, desde hace tres días han retomado sus servicios en las comunidades y en la parte urbana, tomando en cuenta que el servicio de trasporte selectivo es muy demandado por la población.

Ervin Cruz, transportista de la zona refiere “La lluvia daño algunas calles de Rivas y eso nos limitó por algunos días, sin embargo, ya estamos trabajando casi en un 70% de las unidades pues la limpieza de las calles nos ha ayudado a seguir trabajando. Poco a poco estamos normalizándonos y esperamos que todo se solucione por completo”, dijo.

De igual manera, los padres de familia muy entusiastas acuden con sus niños a los espacios de recreación, de tal manera que la alegría se apodere de los mimados del gobierno.

Luz María Chavarría comentóGracias a Dios ya todo está volviendo a la normalidad, traje a las niñas al parque para que ellas también se animen y vean que no hay nada que temer, pues al momento de las lluvias se pusieron nerviosas, sin embargo todo ya ha mejorado y eso nos permite transmitirles seguridad y paz”.