La tormenta se formó el jueves en las costas del Caribe centroamericano, y se espera que el fin de semana toque tierra como huracán en el Golfo de México.

Las persistentes lluvias que el fenómeno ha ocasionado en Nicaragua, están generando afectaciones en el Caribe Norte, Chontales y en los municipios ubicados en el sur del país, particularmente en Rivas y Carazo.

El Sistema Nacional para la Atención, Prevención y Mitigación de Desastres (Sinapred) declaró el miércoles la Alerta Amarilla, y el Ministerio de Educación (Mined) suspendió las clases durante 24 horas.

Días anteriores, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que la tormenta podría causar inundaciones en Nicaragua pues se prevé que arrojará entre 38 y 50 centímetros de lluvia, e incluso más en algunas zonas.

La mañana de este jueves, la tormenta presenta vientos máximos sostenidos que alcanzaban los 65 kilómetros por hora (40 millas por hora), y se vaticina que cobrará fuerza a medida que vaya pasando por el noroeste del mar Caribe la noche del jueves y durante el día el viernes.

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones

inundaciones