El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) recibió hoy el informe de la misión electoral que acompañó las elecciones municipales realizadas en Nicaragua en noviembre pasado.

El jefe de la delegación, el mexicano Lázaro Cárdenas Batel, destacó que los comicios se llevaron a cabo en general en un "ambiente de tranquilidad" y los miembros de la misión de la OEA "contaron con las garantías de acceso para desarrollar sus tareas con normalidad".

Cárdenas Batel hizo especial hincapié en que la reciente reforma electoral, que tomó en cuenta recomendaciones anteriores de la OEA, constituyó un avance relevante en la jornada electoral del 4 de noviembre pasado.

Dijo que la misión considera que existe una amplia oportunidad para profundizar en el perfeccionamiento del sistema electoral de Nicaragua, entendiendo que procesos como éste deben llevarse a cabo con base en la decisión soberana y las posibilidades de cada país.

El ex gobernador del occidental estado mexicano de Michoacán destacó la Ley 790, que hizo obligatoria la alternancia de género en la elaboración de listas de candidatos, tanto para comicios municipales como para la Asamblea Nacional y el Parlamento Centroamericano.

En relación a la integración de las Juntas Receptoras de Votos (JRV), la misión reiteró su recomendación para que sean ciudadanos seleccionados aleatoriamente y no miembros de los partidos quienes las integren.

Sobre el censo electoral, Cárdenas Batel resaltó el compromiso del Consejo Supremo Electoral de depurar el padrón utilizando una "lista pasiva y una lista activa de electores", sugiriendo que éste sea un proceso que se dé de manera continua.

La misión estuvo integrada por 26 personas, provenientes de 11 países miembros de la OEA, quienes estuvieron presentes en 10 de las 15 zonas departamentales de Nicaragua.