Con el lema “Innovando la Vivienda de Interés Social y Modalidad de Financiamiento”, concluyó en Managua, el Noveno Congreso de la Vivienda Urbana y Rural, que permitió que más familias, los gobiernos locales y empresa privada, pudieran conocer los beneficios y ventajas de la Ley de Fomento a la Vivienda, que incluye una ampliación del subsidio a la tasa de interés del 2.5 %.

En el encuentro de dos días participaron representantes de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (CADUR), los gobiernos locales, universidades del país,  empresas vinculadas al sector construcción, todos coordinados por el Instituto de Vivienda Urbana y Rural (INVUR).

Hemos recibido mucha demanda, tanto de la población, como de las urbanizadoras, que desean empezar a desarrollar viviendas de interés social, que tal vez estaban desarrollando viviendas, pero no para el sector social y este congreso viene a despejar muchas dudas para las alcaldías, porque también a través del fideicomiso de Banpro, que estamos desarrollando el gobierno a través de un préstamo de país que nos dio el BCIE, estamos generando financiamiento sociales y esto está diseñado para que las familias tengan ahorros en las cuotas que dan mensuales”, dijo Olivia Cano, codirectora del INVUR.

Durante el primer día se abordaron aspectos técnicos relacionados a la construcción de viviendas, la necesidad de construir proyectos multihabitacionales de dos o más plantas, nuevas metodologías y construir de manera sostenible.

Estamos muy satisfechos con los resultados. Ahora que se va ampliar el techo del subsidio, más familias pueden acceder a una vivienda digna y segura, y lo que hemos hecho en este congreso es darle información a los cuerpos técnicos de las municipalidades, las empresas privadas, universidades y población en general”, añadió Cano.

Se explicó cómo se aplicará el subsidio, en qué tipo de viviendas y cuántas familias podrán acceder a este beneficio.

Una vivienda por ser declarada de interés social recibe muchos beneficios. Para que puedan tener ese precio, el gobierno asume el impuesto de los materiales de construcción con los que se construyen estas viviendas y por eso se logra alcanzar ese costo, además los gastos de inscripción, los permisos (construcción) también los asume el gobierno”, dijo Cano.

 

Añadió que “ahora con esta ampliación, el bono directo que son los dos mil dólares aplicados a la prima, actualmente es a 23 mil, pero una vez aprobada la ley, se amplía hasta 30 mil, sin embargo las viviendas de 40 mil van a recibir el beneficio del ahorro de la tasa de interés que tiene un periodo de 10 años en la banca comercial y si lo realiza con el fideicomiso que también el gobierno está impulsando, será hasta que dure el crédito”, explicó Cano.

Mauricio Sánchez, representante de la firma colombiana Syma Consultores, agradeció al gobierno de Nicaragua, por dar la oportunidad de explicar, las ventajas de utilizar la figura del fideicomiso.

En Colombia se ha convertido en la herramienta fundamental para el desarrollo intensivo del segmento de la construcción, especialmente en viviendas de interés social, pero también en la vivienda novis”.

La fiducia inmobiliaria, es una figura mediante la cual en Colombia, fundamentalmente lo que se ha conseguido es generar confianza a todos los actores del sistema”, planteó Sánchez.

La reforma permitirá que el 2.5% a la tasa de interés que antes se aplicaba a viviendas de 32 mil dólares, ahora también abarcará a viviendas con valor de 40 mil dólares. Las familias que obtengan este derecho recibirían un subsidio anual de 800 dólares en el abono a la tasa de interés.

Una vez aprobada esta reforma, se estima que la demanda de vivienda pase de 5,000 a 6,000 por año, de estas 3 mil recibirían algún tipo de subsidio del Estado.