El Fiscal afirmó que se demostró que la actividad ilícita es el transporte de estupefacientes por el resultado positivo de las investigaciones efectuadas por la Policía Nacional, y por el hecho de que la actividad de los acusados llevaba de manera consecutiva el transporte de estupefacientes.

Señaló que ha habido todo un montaje, toda una fachada y todo un ocultamiento del dinero, por parte de los acusados que se hacían pasar por reporteros de la empresa Televisa.

“Usted observa claramente los movimientos migratorios y todas las pruebas que demuestran el transito, que demuestran la estadía que estas personas hicieron tanto en Nicaragua como en Costa Rica durante los periodos de 2008 hasta el 2012 y se dará cuenta que la permanencia de estas personas era efímera, era fugaz que más de tres días no duraban en un destino”, indicó el Fiscal Giscard Moraga.

No hacían trabajo periodístico


Añadió que las pruebas demuestran que los acusados no andaban haciendo ningún trabajo periodístico, sino que se encargan de otras actividades que no son más que las ilícitas.

“Se ha desplegado un equipo de 18 personas, se han equipado 6 Vans, de las cuales 5 se encuentran caleteadas y se ha hecho una inversión por parte de esta agrupación, de equipos de telecomunicaciones, antenas las cuales si bien estaban en buen funcionamiento no podían funcionar porque no se contaba con el aparato necesario para hacer el enlace satelital como dijeron los expertos que vinieron a declarar”, apuntó.

Moraga certificó que el transporte de estupefacientes el Ministerio Público lo demostró con el especialista de Ineter que realizó un análisis de los GPS que detalló las rutas que siguieron las 6 camionetas incautadas a los acusados, señalando como punto de origen México y como destino Costa Rica y que realizaban posteriormente un recorrido de retorno con el transporte de cocaína demostrando el tráfico internacional de estupefacientes.

Aclaró que a través del análisis de información se logran establecer los tres niveles que permiten deducir ese cierto tiempo que necesita una agrupación de crimen organizado para poder operar.

Reveló que el tercer testigo es imprescindible, dado que fue ese agente quien logró detectar que los 18 ingresaron al país con la fachada de ser empleados de la televisora mexicana y que a través de una entrevista con la coordinadora del equipo, Raquel Alatorre, se detectaron anomalías en las versiones de presentada por Alatorre.

Expresó que en la investigación policial se cotejó los pasaportes y que hay contradicciones en el grupo, dado que algunos afirmaban que venían a Nicaragua a hacer investigaciones de lavado, otros sobre turismo y finalmente que tenían como destino Costa Rica para hacer las mismas investigaciones.   
“En ningún momento estas personas desempeñaron funciones propias de periodistas, sino que como se dijo y se demostró, era una fachada para poder realizar estas conductas ilícitas”, manifestó Moraga.

Solicitan fallo de culpabilidad


El Fiscal Moraga solicitó al juez noveno de Distrito de lo Penal de Juicio, Edgard Altamirano, que valorando las pruebas presentadas durante el juicio oral y público, decrete un fallo de culpabilidad de los acusados por ser ellos los responsables del delito de transporte de estupefacientes, lavado de dinero y crimen organizado.

“El Ministerio Público le pide a su autoridad que decrete culpabilidad para todos y cada uno de los acusados”, finalizó.