Las familias del barrio Rosario Murillo en Mateare dieron por inaugurado el pozo de agua potable que desde hace dos meses les ha venido a cambiar la vida.

Por cinco años estos habitantes lograban obtener el vital líquido a través de la cisterna de agua que llegaba dos veces por semana.

Con una inversión de 11.2 millones de córdobas de un proyecto financiado con fondos de la Alcaldía, Enacal y la población, Martha Rojas Ocampo, jefe del departamento de Agua Potable, explicó que con el pozo abastece con 900 galones de agua por minuto.

“Ahora tienen las 24 horas del día agua potable directamente en sus casas, estamos hablando que ahora tienen una condición de vida mejor que antes. Con este proyecto se benefician 813 viviendas, siendo los protagonistas 4,900 habitantes”, detalló Rojas.

Sebastiana de Los Santos Blass Mercado, comentó que ahora a cualquier hora del día tienen disponible el agua potable.

Ahora tenemos agua en nuestro domicilio, antes dependíamos de la pipa, en nuestros hogares había pozos pero estos están contaminados con heces fecales, entonces hoy en día ya nos sentimos felices porque es un progreso más para este barrio”, añadió el ciudadano.

El gobierno sandinista es el único que se acuerda de nosotros los pobres, gracias a ellos tenemos agua potable, la luz eléctrica y si Dios quiera vendrán más cosas”, dijo.

Otra de las pobladoras, Elisabeth del Socorro Bermudez Sánchez, expresó: “En todos nos beneficia el agua porque todos sabemos que es lo más importante, ahora van los niños a clases bien bañados y la ropa bien lavada no como antes que teníamos que ajustarnos a los barriles que teníamos y ahora que tenemos el agua la tenemos que economizar”, finalizó.