Familiares, amigos y compañeros de clases de doña Maura Brunilda Novoa (q.e.p.d.) le dieron el último adiós desde su casa de habitación en la comarca Valle la Zapata, municipio Larreynaga, Malpaisillo.

Con una misa de cuerpo presente en su humilde vivienda, el párroco local dio palabras de consuelo a sus hijos y esposo, además de pedir al Señor por el alma de quien en vida fuera un ejemplo de superación y entrega, a pesar de su avanzada edad.

Eduardo José Vargas Novoa, hijo de doña Brunilda, tras concluir la misa, expresó unas palabras de agradecimiento a los presentes por acompañar en todo momento a su madre.

"Les agradezco especialmente por este cariño, recuerdo que ella siempre me apoyó en lo que pudo, ella también logró lo que quería. Con su insistencia de prepararse logró bachillerarse, yo sé que es una gran mujer y esperó que Dios la tenga en la gloria, nos va hacer mucha falta, sé que es un viaje en el que nadie puede ir y ahora ella está con sus padres y hermana", dijo.

Al concluir la homilía, el féretro partió hacia el cementerio del Valle la Zapata, siendo acompañado por sus compañeros de clases, quienes con la banda rítmica entonaron el tema Alabaré, Alabaré a mi Señor.

"Fue una buena persona, bien carismática, bien despierta, la vamos a extrañar y fue una mujer luchadora", expresó muy consternada María Eugenia Novoa, hermana de doña Brunilda.

Un ejemplo a seguir

El joven Juan José Laguna Romero, recordó que siempre admiraron el esfuerzo de esta madre de familia, que durante sus años en la escuela mostró sus dotes artísticos.

“Nuestra querida compañera fue nuestro ejemplo a seguir, yo estoy en mi carrera de enfermería y quiero dedicarle a ella todo el tiempo que vamos a estar estudiando, el esfuerzo que hagamos adelante, no quedarnos atrás a como lo hizo ella, que fue un honor salir con una bachiller que a los 75 años dio su esfuerzos entonces por qué no hacerlo nosotros y así ella no solo se bachilleró sino que fue un ejemplo para todos nosotros”, expresó.

“Recuerdo que cuando hacíamos algún baile ella siempre se ofrecía, ella siempre participaba en cambio nosotros los varones por pena no participábamos y eso siempre lo voy a recordar, recordare lo carismática que era”, añadió.

Silvio Téllez, también compartió las aulas de clases con doña Brunilda. Él la recuerda como una segunda madre y maestra.

“Siempre la llevo en el corazón, nos dejó ejemplo en los estudios, siempre estuvimos juntos en las malas y en las buenas, nos decía que siguiéramos adelante, que no nos quedáramos sin estudiar, recuerdo que un día que no estudié para un examen en grupo ella me dijo no hay problema yo te voy a ayudar”, relató.

El alcalde de Malpaisillo, Enrique Gómez Toruño, quien en todo momento estuvo apoyando a la familia doliente, manifestó que doña Brunilda quedará por siempre en los corazones de la población de Malpaisillo.

“Es un orgullo de Malpaisillo, es un orgullo de nuestro país y hemos acompañado a su familia en toda esta jornada, realmente con un sentimiento porque nos llena de mucha alegría haber compartido con ella muchos momentos en su lucha porque era una persona que aun enferma terminó sus estudios, con todas las dificultades de vivir en una comunidad rural, de trasladarse todos los días y eso es un ejemplo para la juventud y para las futuras generaciones, un ejemplo que deben retomar, finalizó el alcalde.

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda

doña-brunilda