Recordando “El Solar de Monimbó” interpretado por el Coro Ruso  Aleksándrov, arrancó en el Teatro Nacional Rubén Darío el homenaje al padre del Son Nica, Camilo Zapata, en su primer centenario.

Recordar a una de las figuras de la identidad del orgullo de ser nicaragüense, también es revivir el rasgueo de su guitarra, inseparable compañera con la que interpretó sus temas musicales.  

En la Sala Mayor del Teatro, los nicaragüenses disfrutaron de un pequeño recorrido por ese mundo mágico de casi 500 canciones que compuso don Camilo, con temas como “Caballito chontaleño”, “El arriero”, “La Juana Ignacia”, “Flor de Mi Colina”, “El nandaimeño” y “El Solar de Monimbó”.

 Mezcla de la música y el folclore

 Don Otto de la Rocha expresó que en todas las presentaciones del ballet folklórico no falta una canción de Camilo Zapata.

 Señaló que para él es un momento de  tristeza no tener a Camilo Zapata vivo con esas canciones tan lindas que el dejó.

Mario Montenegro, quien interpretó el tema “Flor de Mi Colina”, afirmó que es importante que la juventud conozca más de Camilo.

 “Nuestro querido Camilo Zapata es quién le puso música a nuestra identidad, pero no solo es creador del Son Nica, sino es el creador de un nuevo lenguaje, como es el nicaraguanismo aplicado en su música”, expresó.

 Artista local de calidad internacional

El Director del Teatro Nacional Rubén Darío, Ramón Rodríguez, recordó cuando el  presidente Vladímir Putin envió el grupo Aleksándrov, quienes dejaron una maravillosa versión del Solar de Monimbó.

Eso demuestra que la música de Camilo ha trascendido fronteras, y ahora nos toca a nosotros resguardar su patrimonio y seguir proyectando y sobre todo transmitirla a las nuevas generaciones de músicos”, puntualizó.

 “Con estos homenaje queremos que la obra de Camilo Zapata perdure y también la obra de los grandes compositores nicaragüenses, que vienen de esa venia del creador del Son Nica”, señaló.

Una de las anécdotas que compartió don Ramón fue cuando Camilo Zapata participó en un festival de la canción centroamericana, con 3 temas diferentes, ganando los 3 lugares,  lo que demuestra la gran calidad musical de su obra.

Homenaje a través de la música

Este merecido homenaje en el centenario de Camilo Zapata, contó con artistas nicaragüenses que lo recuerdan a través de sus temas.

Don Otto de la Rocha, Mario Montenegro, Juan Solórzano, el Coro del Teatro Nacional Rubén Darío, Camerata Bach, la  Orquesta Juvenil Rubén Darío, el Ballet Folklórico, entre otros artistas, hicieron una mezcla cultural y musical, digna del Clarinero Mayor.  

 “Además de que es una muestra de amor, es una magnifica puesta en escena que reúne coro, orquesta sinfónica y danza, una conjunción que da como resultado un espectáculo magnifico”, expresó el maestro Ronald Abud Vivas.

El Canciller de la República, Denis Moncada, dijo que es un merecido homenaje al creador de Son Nica, que nos dio una identidad musical y un sentir nicaragüense. 

Es un pilar importante en la identidad nacional; y venimos a recordar a un insigne artista, creador, cantautor y fortalecedor de la idiosincrasia nacional”, señaló.

Mi padre es un gigante

Su hijo, Gustavo Zapata dijo sentirse agradecido y honrado por esas muestras de cariño que se le ha expresado a su padre, lo cual ha sido en un desborde de alegría y cultura en este primer centenario.

Además de ser creador, compositor, músico, poeta y artista plástico, mi padre era un hombre con una picardía increíble, sencillez, caballerosidad y educación, realmente un gigante”, destacó Zapata.

Al finalizar, don Gustavo invitó a la juventud a que se sume y se apropie de la obra de su padre, Camilo Zapata, orgullo de Nicaragua.

Camilo

Camilo

Camilo

Camilo

Camilo

Camilo

Camilo

Camilo

Camilo