El espíritu de superación de doña Maura Brunilda Novoa (Q.E.P.D), la señora conocida por haber alcanzado su sueño de ser bachiller a los 75 años, fue destacado por familiares, amigos y compañeros de clases quienes asistieron a su velatorio este lunes.

Sus excompañeros de estudios que la vieron crecer y trabajar duro por alcanzar su meta, depositaron ofrendas florales como muestras del gran afecto y admiración.

Shirley Antonia Martínez, su nieta mayor y quien fuera la encargada de acompañarla a recibir sus clases, resaltó su espíritu emprendedor.

A pesar de los obstáculos y de las grandes dificultades, mi abuelita no se dejaba de nada. Ella, si tenía algún sueño, ella hacia lo posible o lo imposible por  cumplirlo. Y para ella era un sueño ser bachiller, porque ella, cuando fue joven, tuvo sus hijos, se tuvo que dedicar a la casa”, comentó.

Dejó esparcida la inspiración

Refirió que su siguiente meta era seguir estudiando y confió en que si hubiera tenido la oportunidad, hubiera logrado alcanzar algún técnico.

Debido a su enfermedad, que cada vez la aquejaba más, ya no lo pudo lograr. Ella tenía una gran emoción, digamos que ella fue de gran trascendencia porque tal vez no pensó causar el impacto que causó ante la gente y ella misma se asustó, se emocionó  tanto por ver como la gente la apoyó”, sostuvo.

De acuerdo a los maestros del Instituto Nacional España, donde cursó sus estudios de secundaria, la motivación que produjo su bachillerato logró que se incrementara la matrícula en la modalidad de secundaria a distancia.

Dora María Pereira, docente del turno vespertino en el colegio donde se bachilleró Brunilda el año pasado, fue además un testimonio de vida para los jóvenes que fueron compañeros directos en su aula, como aquellos que estudian en el turno diario.

“Ella siempre fue un ejemplo de alegría, bailaba folclor en todo acto, se destacaba así cuando era el concurso del día de las madres. Ella nunca tuvo el desánimo, estaba adelante para todo en las actividades escolares, además de eso siempre fue ejemplo en los estudiantes, en valores, en cultura, en la superación de ella”, comentó.

Por su parte, el alcalde de la Ciudad, Enrique Gómez Toruño, señaló que su empeño sirvió para que todos los que pensaban haber perdido las oportunidades en el tiempo, pudieran tomarla como ejemplo.

Es un orgullo para nuestro municipio definitivamente, nosotros que la acompañamos en su promoción, la acompañamos en su fiesta, nos sentimos muy tristes pero, más que tristes, nos sentimos orgullosos de que una persona como ésta haya dejado un hermoso legado para generaciones”, precisó.

Gómez añadió el apoyo de las autoridades sandinistas fue casi como una obligación, pues si bien, se da principal prioridad al desarrollo educativo de los ciudadanos, “cuando salen casos como este realmente, nosotros fomentamos, porque realmente estos ejemplos nos llenan realmente de mucho orgullo, estos ejemplos nos dan la esperanza que realmente es posible avanzar en esta Nicaragua”.

El  funeral de doña Brunilda será llevado a cabo este martes por la mañana.