Con gran fervor y devoción, integrantes de la Dirección General de Bomberos (DGB), celebraron un año más a San Pío de Pietrelcina, Santo que se caracterizó por sus infinitas muestras de amor al prójimo y a los más desposeídos, ejemplo retomado por el Cuerpo de Socorro, que se trasladó hacia la Iglesia de San Antonio de Monte Tabor en Carretera Sur, donde las autoridades religiosas les entregaron las reliquias del discípulo de Dios.

Por más de diez años, la benemérita institución ha desarrollado lo que para ellos es un homenaje a uno de los hombres ejemplares que ha tenido la Iglesia Católica y la humanidad, pues San Pío siempre mostró ser un fiel servidor de Dios y del pueblo.

Para nosotros el traslado de las reliquias de San Pío a las instalaciones de la DGB se ha vuelto una tradición, nosotros le veneramos junto a la comunidad. Lo que nos ha motivado a tenerlo, es que San Pio fue un hombre que contaba con el don de la sanación y recordemos que nosotros somos personas que llevamos el bienestar a la población y mitigamos un poco el dolor, por eso lo retomamos como patrono”, dijo el Comandante Jorge Viera, Jefe de la DGB.

Por su parte, Fray Yader Salmerón, párroco de la iglesia de San Antonio de Monte Tabor señaló que en estos tiempos de crisis y desastres naturales a los que se enfrenta la humanidad y en la que los bomberos desempeñan un rol importante, lo más fundamental es mantener la oración y encomendar el bienestar del pueblo y las familias a Santos ejemplares como San Pío.

Los Bomberos siempre vienen a orar con nosotros y llevan la reliquia a su institución, donde pasan vigilantes solicitándole piedad, recordemos que San Pio era sensible a la necesidad de las demás personas. En estos días de afectaciones por fenómenos naturales es cuando más debemos pedir a Dios y a San Pío, pues él nos da un mensaje de amor al prójimo, al más necesitado y a los enfermos”, dijo.