Obregón explicó que  la roya, un hongo que afecta a las plantaciones de café, no es una enfermedad nueva, pero debido al cambio climático se ha acentuado este año en la región centroamericana, particularmente entre los sectores de pequeña y mediana producción, que es donde la inversión es menor.  

Para el ciclo productivo 2012 -2013 el sector cafetalero estimó una cosecha de 2 millones de quintales, lo cual es un 20% menos de lo que se había cosechado en el ciclo 2011-2012, pero sumándole los problemas que ha generado la roya, la cosecha del actual ciclo será de un millón 800 mil quintales, indicó Obregón.

Para enfrentar la situación el CONACAFE, donde están representados productores, exportadores y beneficiadores, presentaron una propuesta a través del Magfor al Ejecutivo, en la cual se plantea la búsqueda de fondos para invertir en un programa para el mejoramiento del sector cafetalero cuya primera fase costaría unos 140 millones de dólares.

“Apuntamos que en este programa que está planteado  salgamos bien parados con  una caficultura modernizada, adaptada al cambio climático y a todas  las tecnologías que se están abriendo paso en países grandes productores de café”, señaló Obregón.

Además explicó que los efectos del cambio climático obligan al sector a modernizar la caficultura, ejecutar un agresivo plan de capacitación a los protutores e incorporar nuevas tecnologías.

“Los métodos de producción tienen que contextualizarse a efectos del cambio climático de tal forma que la carta tecnológica debe ajustarse a los cambios radicales que ha sufrido el clima  y poder hacer del café un rubro que continúe sosteniendo la economía nicaragüense”, afirmó el representante de los cafetaleros.