Los sueños de otros 46 nicaragüenses, 44 hombres y dos mujeres, fueron truncados tras pasar el proceso de deportación en los Estados Unidos de Norteamérica.

La meta para estos hermanos es ahora encontrar en su país de origen una nueva oportunidad de vida.

El joven Jackson Ruiz, de Estelí, fue detenido casi inmediatamente al momento de entrar a la tierra que para él hoy es mal llamada “tierra de las oportunidades”.

“Es algo difícil para nosotros porque buscamos una mejoría para nuestra vida pero a veces no se puede lograr, no corremos con la suerte necesaria”, dijo aún con las secuelas de largo proceso sobre su espalda.

Para Ronald Romero lo peor es el perder el optimismo. Sabiendo que sus últimos años vividos en Norteamérica fueron los últimos para alcanzar aquella promesa con la que salió del país ilusionado, de ahora en adelante buscará nuevas alternativas con el apoyo de su familia.

“Estuve 5 años allá. Toda mi familia está aquí, ahora me voy a reunir con ellos, ahora mis planes son seguir adelante, nada más”, aseguró el originario de Matiguás, en Matagalpa.

Al llegar al país los compatriotas fueron atendidos con chequeos médicos, refrigerios y un aporte económico para poder viajar a sus lugares de origen.

deportados

deportados

deportados

deportados

deportados

deportados