La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua, destacó la solidaridad demostrada por el pueblo mexicano en las calles, la noche de ayer, tras el violento terremoto que cobró la vida de más de 200 personas, así como el reconocimiento al Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, por la impresionante labor para atender la emergencia.

Rosario añadió que tanto el Presidente Daniel como ella han estado siguiendo minuto a minuto las consecuencias del terremoto en Ciudad de México y los estados aledaños, con tanta consecuencia dolorosa para las familias de ese hermano país.

“Quizás la nota más dramática sea la muerte de niños, 32 niños dice uno de los medios internacionales, cinco adultos (muertos), al derrumbarse el edificio de una escuela primaria al sur de la Ciudad de México”, informó.

Destacó que también hay personas desaparecidas entre adultos y niños.

Hace un rato estaban en CNN reportando una niña que estaba a punto de ser rescatada, que estaba con vida, de verdad, sumamente doloroso, me imagino el dolor de las madres, de los familiares y queremos enviarles desde esta Nicaragua nuestra, todo el cariño de las madres nicaragüenses, de las familias nicaragüenses”, expresó.

Dijo que los nicaragüenses han sufrido circunstancias parecidas. “Hemos tenido tragedias parecidas, todo nuestro cariño a las familias, a las madres, a la juventud, a los niños, de ese México hermano, por supuesto, a su Presidente Enrique Peña Nieto, a todo su gobierno, esa impresionante labor de atención a un fenómeno que se extendió por varios estados”, dijo.

La Vicepresidenta indicó que esta mañana conversaba con el Presidente sobre este tema y le orientó transmitir ese mensaje.

“Tenemos que estar preparados como gobiernos, como alcaldías, para la realidad. Y para las reacciones reales de las personas de los seres humanos que vamos acudir a socorrer a nuestros seres queridos o a las personas que conocemos en la comunidad”, resaltó.

“Otra cosa que hemos visto con mucha admiración, es la solidaridad de los hermanos y hermanas en México, que han acudido a socorrer a las familias de la comunidad, que han acudido de las zonas aledañas, a llegar como podían, para rescatar personas que tal vez estaban o están sepultadas, todo eso es parte de una reacción natural, instintiva, solidaria que debemos admirar, reconocer y respetar”, resaltó.

“Eso tenemos que tomarlo en cuenta también para no llegar a considerar, en el colmo de la perfección, que esa ayuda solidaria, espontánea, es desorden, porque no es. No es. Es el instinto saludable del ser humano que en solidaridad acude, para tratar de ayudar a otros seres humanos, eso es solidaridad”, comentó.

La Compañera Rosario confesó que “a nosotros nos ha llenado de orgullo Mesoamericano, ver a las personas en lugares, en las calles del estado de México, donde se produjo la catástrofe, ayudándose unos a otros porque a eso estamos llamados en este mundo a la hora de una calamidad y de una desgracia, y en todo momento a ser cristianos, solidarios”.

“Dios Mediante que así sigamos siendo, es nuestra cultura Mesoamericana”, reiteró.

“Otra vez nuestro reconocimiento al Gobierno, al pueblo de México y en estas horas de tragedia, de dolor, como hicimos saber ayer a través de un mensaje que enviamos con nuestra profunda hermandad y solidaridad”, resaltó.

Dijo que el Comandante Daniel ha estado pendiente en todo momento, de lo que está aconteciendo allá en México tras la tragedia. Hemos estado pendientes de nuestros hermanos nicaragüenses, de los hermanos de nuestra Embajada, no se nos reporta hasta el momento ningún fatalidad”, informó.

“Sin embargo, estamos conmovidos y pendientes de lo que están viviendo nuestros hermanos mexicanos, en hermandad precisamente, como Mesoamericanos”, concluyó.