En ocasión de las Fiestas Patrias se presentó en Berlín un espectáculo inspirado en la música y la danza nicaragüense.

Con casa llena, se rindió homenaje a nuestras tradiciones y al espíritu creativo experimental de nuestros artistas a través de la música y la danza nicaragüense, dentro del marco de la celebración del 196 Aniversario de la Independencia de Nicaragua y el 161 Aniversario de la Batalla de San Jacinto, impulsada por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.

Los artistas nicaragüenses Bruno Cortina, Daniel Dilger, Cristina Sandino y Sergio Perezalonso deleitaron al público en Berlín con la presentación Mora Infinita. Se trató de un espectáculo de música y danza nicaragüense, el cual reunió en un mismo espacio ritmos tradicionales y múltiples influencias contemporáneas. Mora Infinita embarcó a los espectadores a un viaje sensorial por la geografía y la historia de nuestro país.

Bruno Cortina, compositor, productor, cantante y guitarrista nicaragüense, comentó que la obra musical fue enriquecida con sonidos de nuestra selva: el cantar de los monos congos y los zenzontles, pero también con ruidos de la calle, como el pregonar de las vendedoras en el mercado y el replicar de las campanas de la iglesia en alusión a nuestras tradiciones religiosas. La fusión mágica del retumbar de los tambores de la cultura garífuna, el oleaje de las playas del Pacífico, el son de toros, la alegría de nuestras fiestas patronales y el charrasqueo de la guitarra al ritmo de Son Nica entrelazaron la ancestralidad y contemporaneidad. Todo esto en perfecta armonía.

Este grupo de talentosos jóvenes apostó por experimentar con nuevas posibilidades de hacer música. Así Sergio Pérezalonso, productor freelance de música y guitarrista, con un estilo propio ejecutó en algunas de las piezas la guitarra eléctrica creando sabores sonoros novedosos, entre el folclor y lo contemporáneo. El artista visual y músico nicaragüense, integrante del grupo de funk rock Díabizarro, Daniel Dilger, al frente del sintetizador retocó magistralmente con nuevos sonidos lo tradicional, mostrando la variedad de colores que evocan lo espiritual y lo humano de nuestra música.

Intrínsecamente conectada la bailarina Cristina Sandino con sus movimientos parecía decir al espectador "la naturaleza es la que baila". Esta gran profesional del folclore y actualmente estudiante de pedagogía en la Universidad de Música y Danza de Viena, se ha dado a la tarea de poner en escena la interrelación de lo tradicional y lo contemporáneo para expresarle al mundo lo que somos, pensamos y sentimos [email protected] nicaragüenses.

De esta forma, la colaboración entre músicos y bailarines - entre los que destacan tres artistas internacionales Noé Engelbeen (Bélgica), Lina Valverde (Costa Rica) y Marion Sparber (Italia)- dio paso a un espéctaculo que mantuvo al público enganchado desde el inicio.

Durante el saludo dirigido a la comunidad nicaragüense, la Embajadora de la República de Nicaragua, Karla Beteta Brenes, expresó el reconocimiento del Presidente Ortega y la Vicepresidenta Murillo a cada mujer y hombre nicaragüense que con gran esfuerzo creativo ha sabido afrontar diversos desafíos, construyéndose un futuro en el exterior, manteniendo siempre vivo el vínculo y su identidad con la Patria y sus raíces culturales.

El exitoso evento tuvo lugar en los estudios UFER, centro cultural berlinés de gran influencia en la ciudad y fue organizado desde la Embajada de Nicaragua en Alemania por la Agregada Cultural Giovannina Sequeira.

alemania

alemania

alemania

alemania

alemania

alemania

alemania