El Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) junto con la Escuela Nacional de Música Luis Abraham Delgadillo, llevaron a cabo en el Salón de los Cristales, del Teatro Nacional Rubén Darío un concierto de música japonesa.

El romanticismo y la dulzura de la melodía japonesa fue deleitada por nicaragüenses y japoneses presentes, que por quinta ocasión pudieron ser testigos de la amistad, hecha música, entre ambas naciones.

La maestra Nobuko Yamasaky fue la encargada de preparar a los jóvenes artistas de la Escuela Nacional de Música, quien además mostró sus destrezas en canto y tocando el piano.

teatro

“Gracias a toda la ayuda para organizar este concierto, gracias a la asistencia de todos y espero que hayan disfrutado de este concierto que hemos realizado con mucho cariño, siempre la embajada de Japón en Nicaragua apoyando al talento de este hermoso país”, expresó.

El profesor Víctor Alvarado, director de la Escuela Nacional de Música, destacó que ha sido fundamental el aporte del pueblo de Japón en la música nicaragüense.

“Ha sido de gran ayuda la presencia de la profesora Nobuko Yamasaky, ella ha venido a impulsar la música no solo del piano, sino la música de cámara una necesidad que teníamos varios años de tener y la verdad que nos cambió la vida en nuestra escuela”, explicó.

teatro

“Cuando le presentamos esta idea al arquitecto Morales gustosamente la aceptó e hizo los esfuerzos para que se diera este evento esta noche, esta música ha sido refrescante y confortante”, sentenció el profesor Víctor Alvarado.

Por su parte, el director del Instituto Nicaragüense de Cultura, Luis Morales, resaltó que los casi 82 años de amistad entre Nicaragua y Japón se demuestran una vez más a través de la cultura y educación.

“Japón ha sido incondicional en el trabajo cultural, recordemos que gran parte de la restauración del Palacio de la Cultura fue financiada por Japón, los pianos tan bellos que tiene el teatro son de Japón, toda la instrumentación de la orquesta nacional de Nicaragua que también utiliza la orquesta nacional Rubén Darío es donación del pueblo de Japón, así que estamos muy contentos y agradecidos de haber retribuido en un poquito esta noche a la comunidad de Japón”, expresó Morales.

Con las manos y el alma de los jóvenes artistas nicaragüenses una vez más el Teatro Rubén Darío le canto a Japón.

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro