De hecho, entre las pocas verdades que se escucharon con fondo de réquiem desde posiciones conservadoras fueron: en la oposición “no hay liderazgo” y además “se encuentra en su peor momento, disminuida, desacreditada” y que “(para su propia sobrevivencia) debe abrirse y acercarse a la ciudadanía”.

Las dolorosas confesiones de desahucio que los grupos “Coordinadora Civil” y “La Prensa” hacen de la oposición, provocan las preguntas: ¿por qué entonces presentaron un anémico partido en estado de calamidad como una poderosa maquinaria electoral? ¿Solo para deslucir después la limpia victoria del Frente Sandinista?

La realidad que no tiene partido, ciertamente señala que el FSLN arrolló de calle en las dos últimas elecciones, confirmando de paso las encuestas, pero la mentira organizada le acusa de “fraude” por el grave pecado de ser elegido en olor de  multitud.

La mentira  demoniza al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional por “depender exclusivamente” de Venezuela, cuando la realidad que no busca quedar bien con nadie, señala que fue la primera de las democracias centroamericanas en empujar el Acuerdo de Asociación, AdA, con la Unión Europea.

Calumniado el Presidente Daniel Ortega de “espantar” los negocios “por falta de seguridad jurídica”, la obstinada realidad expone que la Organización Mundial del Comercio celebró a Nicaragua con calificaciones de aplauso por cumplir con sus altos estándares, su inserción plena en la economía global y por su “firme compromiso" de respeto al libre tiangue.

Estimados de CEPAL superados

Descrita nuestra República como el peor lugar para invertir, la realidad sostiene con datos del Presidente del COSEP, José Adán Aguerri, que las inversiones al finalizar el año cerrarían hasta en 1 mil millones de dólares, superior a los estimados de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), que proyecta un crecimiento del 4%.

En 2012 quedó expuesto más crudamente el sistemático socavamiento de la verdad que los más conservadores, a falta de muchedumbres para poder revertir los hechos, se han inventado un pueblo y en nombre de masas inexistentes que desbordan inmensas plazas ficticias, denuncian dictaduras imaginarias, llegando sus embustes a extremos de pintar el país a media cuadra del Apocalipsis.     

Sin embargo, el líder del COSEP valoró que el  crecimiento del 4% “nos coloca por encima de la región centroamericana” y  de la “propia región latinoamericana”.

Organismos como el Banco Mundial, empresarios y el  movimiento cooperativista, describieron con sus acuerdos, declaraciones y sobre todo, resultados, un país óptimo y atractivo.  

La OMC indicó que a pesar de la crisis económica mundial y de las adversidades climáticas, "Nicaragua ha dado muestras de un desempeño positivo de su economía", en el periodo administrado por el FSLN, según reza un cable de EFE, desde Ginebra. Pero ese éxito se liga al desarrollo de la paz social, precisamente lo que la expresión más bananera de la derecha desprecia como “populismo”.

Estas son algunas de las buenas nuevas del repunte económico que desmienten la más enorme de las falacias de que Nicaragua “en manos del Frente, va rumbo al abismo”: récord en exportaciones;  “va por buen camino” en su lucha contra la pobreza. Firma: Banco Mundial. Crecimiento casi exponencial del hato ganadero; magnífico año para el sector de la construcción y la ampliación de la pesca diversificada; avance de la transformación de la matriz energética, metas rebasadas de la Bolsa Agropecuaria y sus operadores proyectan su extensión regional. En fin, un país donde todavía Andiva no se baja del carro del éxito con sus ventas rompe marcas.

Signos de bendición

Estas pocas muestras son razones suficientes para coincidir con la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo al ver “signos” de bendición del Altísimo y que el mismo asesor del COSEP, Henry Thompson declarara al licenciado Alberto Mora, tras la histórica evaluación de la OMC: “La mano de Dios está sobre Nicaragua”.

La mentira organizada que diseña sus trajes de “tristeza”, “duelo” y “luto” para que andemos “a la moda” de su Guerra Fría recalentada,  se aleja cada vez más de la vida real: la ratificación del Acuerdo de Asociación por el Parlamento Europeo, inyectó mayor entusiasmo a las fuerzas económicas del país, al punto que se arreglan para festejos grandiosos en 2013: ir a la conquista del Viejo Mundo con el aumento de sus ventas.

No se explica cómo una República mal contada y de la manera más nefasta para ahuyentar a medio mundo de Nicaragua, paradójicamente presente un ingreso superior al 1.2 millones de visitantes, de acuerdo al director de Migración y Extranjería. Ya en octubre, la llegada de 950 mil turistas, significó el 11.5% ciento más que en 2011.   

La ganadería también se comportó como un toro de lidia, siendo el rubro líder en exportación de Centroamérica, según fuentes del sector. El Ministro Iván Acosta precisó que de 3 millones de reses se pasó a casi 6 millones, y si engorda la economía del campo, enflaquece la desigualdad urbana/rural.

La poeta Rosario Murillo exaltó la contribución de las mujeres durante todo el calendario: el gobierno logró instalar más capacidad productiva a través del financiamiento, la capacitación, y la atención directa “a las protagonistas de la economía y de la producción”.

Mientras los hechos demuestran que Nicaragua se abre al mundo estableciendo acuerdos con Chile, Taiwán y México, y que gran parte de nuestra canasta de exportaciones está colocada en los Estados Unidos, se insiste en infundir pánico al público y, haciendo politiquería  con la salud del Presidente Hugo Chávez, se desgañitan previendo la caída del país por enésima vez.

El Presidente venezolano ha abierto las puertas a Nicaragua, pero ni él  ni el Comandante Ortega han dicho que son las únicas y exclusivas, como corresponde a modelos que procuran las interdependencias afortunadas. Y esto se sirve con un brindis de pitahaya como el que  celebraron recientemente productores nicaragüenses y empresarios estadounidenses.

Este abanico de oportunidades por la que se apunta el modelo nicaragüense es ponderado por el representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Nicaragua, Carlos Melo. El sí distingue la construcción de “una plataforma que le va a dar las bases suficientes, para hacer frente a las distintas variables económicas que se pueden ir presentando en la coyuntura internacional”.

El empresario Carlos Pellas, por ejemplo,  tradujo el “balance” alcanzado con la Ley de Concertación Tributaria, en una garantía para que “la economía nicaragüense siga creciendo”. Y, seguir, significa que en su itinerario, Nicaragua dejó para siempre la vieja Estación del Estancamiento, aunque desde ahí todavía se escuchen a algunos dando voces a gritos, pidiendo: ¡Paraaadaaaa!