Como parte de las festividades patrias, en la Plaza 22 de Agosto se celebró la Feria del Maíz, en la que los visitantes degustaron indio viejo, un atol, güirila con queso y crema, chicha de maíz o un nacatamal.

Estos platillos resaltan que el orgullo de ser nicaragüenses, fueron elaborados por jóvenes estudiantes que cursan el técnico de cocina y gastronomía del Tecnológico Nacional de Rivas,

Hemos querido celebrar a la patria con esta feria del maíz y hemos traído comidas hechas con el maíz, que es un producto que todos los días comemos en el país. Damos a conocer nuestra gastronomía y promovemos la educación técnica que es gratuita gracias a nuestro Gobierno Sandinista”, dijo la profesora Ligia Rojas.

Los visitantes compraron una gran variedad de verduras, frutas de temporada como la piña, sandia, nancites, jocotes y miel de abeja.

Cada sábado aprovecho para comprar las verduras para mi casa, compro frutas y hasta limones, compre plátanos, y es bueno comprar aquí porque en los supermercados son carísimos. Todos los sábados venimos porque con estos precios nos ayudamos en la economía del hogar”, dijo Sheyla Brenes, habitante del barrio Monseñor Lezcano.

Comerciantes muy contentos

Los protagonistas de estas novedosas ferias populares, están muy contentos con los resultados de las mismas, sobre todo porque mantienen el contacto directo con las familias, que ya reconocen a la plaza 22 de agosto, como un sitio obligado a visitar cada sábado por la mañana.

Ya hemos vendido, ya recibimos a la gente como todos los sábados que venimos a esta feria a vender y gracias a Dios nos ha ido bien. Estas ferias son importantes porque nos ayuda y nos beneficiamos bastante”, expresó doña Verónica Calvo, propietaria de la Refresquería “La Esperanza en Dios”, que oferta frescos de cacao, ensalada de frutas, flor de Jamaica, pitahaya y chía con tamarindo.

Estas ferias son una buena idea que el gobierno ha impulsado para ayudarnos a nosotros y brindarnos el trabajo todos los fines de semana”, dijo Calvo.

Mi experiencia ha sido muy buena, porque yo comencé cociendo 3 libras de yuca, ahora ya hago hasta 60 libras de yuca. Hemos venido creciendo en estas ferias, donde la población compra sus verduras, sus frutas y de paso se come su sabroso vigorón”, comentó doña Fidelina Sotelo.