Este jueves, dos ataques armados en la ciudad de Nasiriya (Di Car, Irak) dejaron al menos 50 muertos, según informa Press TV.

Los primeros informes indican que los hechos han tenido lugar en dos cafés de esa zona del sudeste iraquí, en donde varios hombres armados habrían disparado a los presentes de manera indiscriminada.

Posteriormente, en las inmediaciones del lugar se produjo la explosión de un coche bomba, que habría herido a un mínimo de 80 personas. Los atacantes huyeron y el grupo terrorista Estado Islámico (EI) se ha atribuido la responsabilidad de los hechos.

Los organismos de seguridad iraquíes señalan que tres de los fallecidos son ciudadanos iraníes y aseguran que la cifra de muertos podría elevarse en las próximas horas.

En Nasiriya hay una gran población chiita y otras minorías étnicas religiosas que, en varias oportunidades, han sido blanco de militantes iraquíes sunitas y grupos terroristas como Al Qaeda y el EI.