José Ramón Ocampo es un ejemplo a seguir para los rivenses, su amor por el beisbol y los niños lo llevó a fundar una pequeña escuela en San Jorge para enseñarle a los infantes las técnicas del deporte rey de los nicaragüenses.

Con ayuda de familiares y amigos se logró el sueño de Don José de fundar una escuela para enseñarles las técnicas del beisbol a los niños. Con mucho esfuerzo ha ido creciendo y recibiendo a más niños para impartirles clases téoricas y prácticas en el campo deportivo.

Ocampo fue jugador de beisbol en los años 70, se inició con el equipo León, en 1974 en la liga Esperanza y Reconstrucción hasta el año 1979. A partir de ese año fue invitado a jugar con el Rivas, donde terminó su carrera para dedicarse a su familia.

"Aquí a ningún niño se le quita el deseo de querer aprender a jugar beisbol, porque una de mis mayores satisfacciones es entrenar niños y si Dios me presta vida verlos jugar en el Frente Sur y ver mi trabajo”, refirió José Ocampo.

Sobrevivo de las pequeñas contribuciones que nos dan algunos padres de familia, mis hijos y amigos, ellos nos abastecen de material y también me dan una ayuda económica, poca pero llega", añadió.

En la escuela asisten 16 niños que entrenan a diario, aunque también en ocasiones llegan otros pequeños peloteritos de comunidades y municipios cercanos a San Jorge con la disposición a aprender el arte de este hermoso deporte.

Moisés tiene 8 años y asiste a la escuelita desde hace 3 meses, él nos cuenta que su papá fue quién lo llevo porque a él le gusta mucho el beisbol. "Me gustaría jugar en Rivas. Aquí nos enseñan mucho y me llevo bien con mis compañeros" dijo el pequeño peloterito. originario de San Jorge

La escuelita está ubicada en el costado norte de la Cancha de la Y en la calle Mercedes. Para asistir a la escuela no se necesita nada más que el deseo del niño de aprender y la autorización de los padres para que asista a los entrenamientos.