Llenos de emoción y ansias por  ver nuevamente a sus familias, así arribaron al país, la noche de este domingo, los cuatro nicaragüense que hace más de una semana viajaron hacia la “Isla Anegada” ubicada a 200 kilómetros al oeste de San Juan, Puerto Rico, sitio devastado por el paso del Huracán Irma, situación que provocó la incomunicación entre los coterráneos y sus parientes. 

El motivo de viaje de los nicaragüenses fue el cumplimiento de labores asignadas por la empresa Simplemente Madera, para la cual trabajan desde hace un tiempo, viaje que emprendieron sin imaginarse que vivirían momentos de angustia y sobre todo, la incertidumbre de no saber cuándo regresarían a su país. 

Carlos Armando Díaz, Milton Malespín, Víctor Silva y Juan Ramón Caballero, son los nombres de los obreros que gracias a la ayuda del Gobierno, la empresa a la cual trabajan y la coordinación correspondiente por parte del Cuerpo Unificado de Bomberos de Nicaragua, es que hoy han logrado reencontrarse con sus hijos, padres y esposas. 

Carlos Díaz, cuenta que su vivencia en uno de los sitios más afectados por el Huracán Irma  le transformó la vida. “Siempre le pedí a Dios que nos ayudara y nos permitiera volver con nuestras familias, los vientos se llevaron todo, sentimos miedo y la verdad es que nunca perdimos las esperanzas de algún día retornar a nuestras casas.  Ahora que estamos aquí, damos gracias al Gobierno, porque no nos dejó solos”, dijo entre sollozos y lágrimas. 

Otro de los obreros que vivió ese trago amargo es Milton Malespín, el más joven del equipo, quien lleno de alegría viajó hacia Isla Anegada, sin saber lo que le tocaría vivir antes de su regreso a casa.“Nunca pensamos que algo así nos pasaría, el trabajo ya lo habíamos terminado y justamente un día antes de regresarnos, nos dijeron que el huracán ya estaba cerca de la isla y eso nos impidió salir, pero gracias a Dios sobrevivimos y gracias al Gobierno aquí estamos”, expresó. 

Respuesta inmediata por parte del Gobierno 

Al conocer de la desaparición de los nicaragüenses, el Gobierno a través de sus instituciones y de manera inmediata dispuso de los recursos y los trámites necesarios para efectuar las debidas coordinaciones e iniciar la búsqueda. Los extraviados fueron rescatados cuatro días después de conocerse la noticia. 

La empresa para la cual trabajan no dudó en ningún momento solicitar el apoyo al Gobierno, obteniendo una respuesta positiva, a tal punto que se realizaron los debidos trámites migratorios, legales y logísticos. 

Fue un trabajo en equipo, en todo momento recibimos el apoyo del Gobierno, la empresa privada, las embajadas y sin faltar el acompañamiento de los bomberos, puesto que se requirió de un trabajo de expedición, de búsqueda y extracción en la que el cuerpo de rescate fue pieza clave y así fue como logramos contactarlos y traerlos a Nicaragua”, expresó Mateo Falkiner, Gerente General de Simplemente Maderas

Lo que vemos es un milagro, gracias a Dios nuestros compañeros están vivos y nosotros nos sentimos agradecidos por ese respaldo que el Gobierno nos brindó, ya que solos no lo hubiésemos podido hacer. Esta es una muestra clara de esos vínculos estrechos entre el Gobierno y la empresa privada”, destacó Eugenio Robelo, Ejecutivo de Simplemente Madera. 

Desde el Cuerpo Unificado de Bomberos de Nicaragua, se trabajó en el aspecto logístico a través de la creación de un plan especial de acciones, lo cual permitió la solución a la emergencia. 

El comandante Jaime Delgado, Jefe de los Bomberos Voluntarios de Managua, expresó: “Gracias al Gobierno fue posible realizar esta operación, hoy podemos ver lo que está haciendo el país, lo que hace un Gobierno responsable, lograr en tiempo record atender a nuestros hermanos, los que vivieron una experiencia difícil pero que hoy regresan para estar en unidad con sus familias”, dijo.