La Academia Nacional de Bomberos sirvió este viernes de escenario para una demostración sobre la aplicación de la técnica canina en lo referido al trabajo de búsqueda y marcación de víctimas que quedan sepultadas bajo escombros, posterior a un evento catastrófico.

El Capitán José Obregón, jefe de la Unidad de Rescate Canina de la Dirección General de Bomberos, señaló que este tipo de casos se da cuando los rescatistas pasan por encima de una víctima sepultada y no la detectan.

Muchas veces sucede que las víctimas pueden estar inconscientes o bajo demasiados escombros que no permiten ningún tipo de sonido.

“En este caso, los canes lo que hacen es sentir esa concentración olorífica de las víctimas y dar la marcación de las que se encuentran sepultadas”, expresó el Capitán Obregón.

Agregó que estas demostraciones son parte del entrenamiento continuo que tienen como preparación para tener un mejor nivel de respuestas ante situaciones de catástrofe.

Explicó que una vez entran los caninos y ubican los puntos se deja una señalización con un banderín y la Unidad de Búsqueda y Rescate realiza la extracción de las víctimas.