La Titular del Juzgado Segundo Distrito Penal de Juicio de Managua, doctora Adela Cardoza, declaró sin responsabilidad penal (sobreseimiento) a Jorge García Abarca, el nicaragüense que el pasado 14 de diciembre (2016), mató a un ladrón en entró a su vivienda.

De acuerdo a los hechos, dos ladrones entraron a la morada de García, y les robaron los celulares a él y dos de sus familiares. El acusado disparó a Francisco David Altamirano, uno de los ladrones, quien murió al instante.

Aunque este jueves estaba programado el Juicio Oral y Público en contra de Jorge García, la judicial abrió una audiencia especial por solicitud precedente de la defensa.

La representante del Ministerio Público, Guiselle Borge, explicó que la posición presentada por esta institución, fue basada en los principios de objetividad, celeridad procesal y proporcionalidad, y por tanto “se solicitó que no se continuara con este caso”.

Se dictaron sobreseimiento a favor del acusado. Vertidas las pruebas que se cuentan en el expediente, hay una concurrencia de la Legítima Defensa”, explicó Borge, quien además indicó que en ese sentido no se tendría ningún fundamento para continuar ya con el proceso.  

Refirió que se solicitó a al juez que se cerrara el caso, porque hubo una agresión ilegítima en la morada del ciudadano Jorge García.

Estaba en inminente riesgo la vida de él y de su familia, y él utilizó el medio racional que tenía en el momento para poder repeler la agresión”, sostuvo.

Explicó que ante la agresión de personas armadas que ingresan a una vivienda, la ley da algunos permisos legales, como es la Legítima Defensa.

La Legítima defensa es un permiso legal que la ley le otorga a un ciudadano para poder vulnerar otro bien jurídico”, detalló.

El ciudadano Jorge García Abarca, tras ver concluido su caso, se mostró muy emotivo y satisfecho con el proceso.

Como saben, uno no quiere matar a nadie, pero en la defensa es diferente. Mi defensión fue justa. Es la fecha, y al entrar a la casa todavía siento que no es nada seguro estar ahí”, expresó.

Tras la audiencia especial, Abarca manifestó que “se hizo justicia”. Y aunque fueron ocho meses largos del proceso, “gracias a Dios que todo salió bien”.

El abogado defensor de Jorge, el doctor Carlos Chavarría, expresó que el actuar del Ministerio Público fue objetivo, apegándose a la solicitud formulada a través de escrito.

“La decisión de la juez (Adela Cardoza) fue muy ponderada, muy acertada, apegada a ese principio de legalidad”, mantuvo Chavarría.

El abogado manifestó que en la decisión acertada de la juez “primó lo que es la vida de Jorge: o era la vida de él, o la vida de la persona que falleció (el ladrón)”, expresó.