Uno de estos lugares donde se movilizaron brigadistas del Silais y los miembros del Consejo de la Familia, Salud y Vida, fue el anexo de La Primavera, uno de los sectores capitalinos donde los habitantes se quejan de las nubes de zancudos que les atacan todas las noches.

“Aquí no se puede ni dormir  con tantos zancudos, por eso me parece perfecto lo que andan haciendo para que las personas tomemos conciencia de la enfermedad… más que por los adultos, es por los niños que uno debe tener limpia la casa, eliminar los charcos”, dijo la señora Josefa Núñez, quien señaló que el Ministerio de Salud ha pasado fumigando y abatizando, pero que no obstante deben ser los mismos pobladores los que tienen que erradicar los criaderos en sus propias casas.

Igual se refirió la señora Rosa Liliam Munguía, quien llamó a toda la comunidad a unirse en esta tarea.

“Bonito fuera que todos unidos nos pusiéramos de acuerdo porque de nada sirve que se limpie una casa y las demás no. Aquí debe haber una unión entre todos. El desaseo es el que trae la flota de zancudos”, manifestó.

Janeth Manzanares, coordinadora del Salud del Poder Ciudadano en el anexo La Primavera, aseguró que el trabajo que se está haciendo casa a casa es precisamente  mostrar a la población la importancia de contribuir desde el hogar a erradicar la presencia del mosquito transmisor.

“Ellos deben buscar desde sus casas mantener el orden, el aseo, sobre todo en los utensilios de aguas limpias que es donde se cría el zancudo”, dijo.

“Tenemos niños fallecidos, tenemos niños en cuidados intensivos en los hospitales y esa es una preocupación grande para nosotros como pobladores”, señaló Manzanares.

El Silais-Managua por su parte insta a la gente a permitir que los brigadistas de fumigación y abatización entren a sus viviendas.

“El dengue es un zancudo que se desarrolla en agua limpia, y la mayoría de los criaderos no están en el cauce, no están en el agua que está corriendo por la calle o que está estancada, sino que están en los patios de nuestras casas, y cuando digo eso me refiero a los calaches, a todo aquello que no utilizamos”, explicó el doctor Benito Flores, epidemiólogo del Centro de Salud Silvia Ferrufino.

“La fumigación y la abatización ayudan pero lo más importante es que la gente sepa que si elimina los criaderos no tenemos dengue”, subrayó el doctor Flores.