Con el acompañamiento de sus familiares, centenares de niños y jóvenes con discapacidad fueron los protagonistas de la feria al demostrar ante sus padres, amigos y público en general sus destrezas en canto, baile, danza, dibujo y en la confección de bisutería, entre otras ocupaciones.

María Lucila Ruiz, Coordinadora del capítulo de Los Pipitos en Ciudad Sandino, explicó que con la actividad se promueve la unión familiar y se les da la oportunidad a los niños y jóvenes con discapacidad para demostrar sus talentos artísticos y las manualidades que han realizado con el desarrollo de sus destrezas durante todo el año.

Katia Pérez, subdirectora de Los Pipitos en ese municipio, indicó que a través de la asociación, los niños y jóvenes aprenden muchas cosas que les servirán para defenderse en la vida, además que los talleres también les funcionan como ejercicios y terapias.

Karen Arellano, Coordinadora del Centro de Estimulación Temprana de Villa Reconciliación en el Distrito VI, que participó junto a un grupo de alumnos del centro, explicó que es importante que a los niños se les garantice la estimulación temprana, el lenguaje y la parte cognitiva, mientras que en el caso de los jóvenes el trabajo se enfoca en la inclusión laboral.

Arellano valoró que la participación de los niños y jóvenes con discapacidad en actividades de recreación les beneficia porque de esa manera ellos dan a conocer los talentos que poseen y demuestran a la sociedad que son capaces de lograr muchas cosas por si solos.

Por su parte Sonia Gutiérrez, madre de Sonia Dávila, una jovencita con discapacidad, agradeció el apoyo de Los Pipitos que se han preocupado por la rehabilitación de su hija.

“Ahí a ella me la han sacado adelante, a través de las terapias y todo, ella desarrolló sus destrezas a tal grado que ahora ella es un joven que se desplaza por si sola por cualquier lugar. En este tipo de actividad los niños dan a conocer que si puede lograr cualquier cosa y dan a conocer sus destrezas y todo lo que ellos han aprendido”, explicó Gutiérrez.

Igual que ella otros padres de familia consideran que la Asociación  les ha servido de mucho, sobre todo porque les ha enseñado a cuidar a sus hijos e ir creciendo a la par de ellos con cariño y respeto.