El gobierno de Nicaragua recibió este miércoles en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino a más connacionales deportados de Estados Unidos, quienes rechazaron en Managua la disposición del presidente Donald Trump de terminar con el programa DACA.

Regresaron al país hombres y mujeres que durante cinco, diez años e incluso toda una vida venían luchando para cumplir el mal llamado “sueño americano”.

Todos sin excepción, fueron deportados por no tener sus papeles en regla, algunos incluso tuvieron que pasar 6 meses en la cárcel como si fueran delincuentes.

Atrás dejan a familia, hijos, [email protected], [email protected] y años de sacrificios para poder lograr hacerse de bienes materiales.

Estas personas, al pisar nuevamente su patria, vienen más decididas que nunca a luchar en su tierra.

Ellos muy conmovidos y siendo protagonistas de tantos abusos, expresaron su descontento ante el anuncio del gobierno del presidente Donald Trump, de poner fin al programa a la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés).

Con esta acción, más de 750.000 jóvenes verán impactadas sus vidas, entre ellos nicaragüenses que se encontraban amparados.

DACA, es una política implementada en el gobierno de Barack Obama ,que protegía de la deportación a inmigrantes indocumentados conocidos como dreamers (soñadores), que entraron de manera ilegal siendo aún niños.

Es demasiado injusto lo que está pasando allá (Estados Unidos) porque los latinos somos trabajadores y ahora con la suspensión del DACA se va a fregar los latinos donde hay muchos jóvenes luchadores. Por ejemplo yo llegué a los 14 años y ya ve estoy aquí porque me quitaron mi residencia”, expresó Francisco Romero, uno de los connacionales deportados.

Me obligaron a que me subiera al avión, mi abogada había detenido la deportación, yo estoy en ese país desde los dos años, me crié en California, tengo un bebé y un esposo ciudadano americano y los oficiales llegaron a mi casa, me arrestaron y me forzaron”, manifestó Rubí Valdez Chavarría, quien desde el 2 de agosto estaba detenida en Estados Unidos.

Ariel Ortiz, originario de Nueva Segovia, afirmó sobre su regreso a Nicaragua que espera salir adelante siempre confiando en Dios.

Los que venimos aquí no somos criminales, somos trabajadores, gracias a Dios la familia la tengo aquí en Nicaragua y espero seguir adelante”, añadió el deportado.

Suspensión de DACA apartará a padres de sus hijos

Reyna Orts, dejó a sus dos hijos en Estados Unidos, ellos son ciudadanos americanos, sin embargo, manifestó que no todos los jóvenes podrán contar con este documento, haciéndolos presa de las redadas migratorias.

Esto perjudica a los jóvenes porque los van a sacar y no van a tener estudios y lo peor es que los van a separar de las familias, están agarrando a jóvenes que estaban estudiando y trabajando, esto es duro y en Estados Unidos hay gente que es muy racista y te trata mal”, aseveró esta madre.

Definitivamente lo que está haciendo el gobierno de Estados Unidos es exagerado porque cómo van a apartar a los padres de sus hijos, poniendo a sus hijos en una situación muy difícil, los dreamers ahora van a entrar en una etapa dura, son 750 mil soñadores que van a sacar de Estados Unidos”, apuntó por su parte Julio Gutiérrez.