El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), conmemoró este viernes el 25 Aniversario del desastroso Tsunami del 1 de septiembre de 1992 y destacó las fortalezas que ahora tiene el país al contar con un Centro de Asesoramiento de Tsunamis en América Central (CATAC).

En el acto conmemorativo, participaron autoridades de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), cuyos especialistas han aportado muchísimo a Nicaragua, para fortalecer sus mecanismos de alerta temprana ante Tsunamis.

Los expertos del Ineter recordaron la ola gigantesca que devastó la costa del Océano Pacífico de Nicaragua en 1992. Una ola que alcanzó entre 4 y 10 metros de altura, causada por un terremoto muy fuerte en el fondo del océano, y cuyo fenómeno dejó como saldo más de 170 personas fallecidas, en la mayoría niños.

El compañero Vladimir Gutiérrez, Co Director del Ineter, manifestó que desde que se registró aquel Tsunami, hasta la fecha, toda la población nicaragüense se encuentra mejor preparada, sin embargo es importante siempre tomar las medidas preventivas.

El Ministro Director del Sinapred, Doctor Guillermo González, destacó que la comunidad científica a nivel internacional tuvo la oportunidad de conocer mejor estos fenómenos; lo cual representó una oportunidad enorme para fortalecer los sistemas de monitoreo.

"Nos sentimos orgullosos de tener un Ineter con un conjunto importante de técnicos y especialistas. Además en los últimos diez años la educación para prevenir los riesgos ha sido un esfuerzo importante de este Buen Gobierno", sostuvo.

El doctor González valoró que ahora Nicaragua cuenta con un sistema manejado a través de sistemas de cómputos para alertar a las familias ante un Tsunami; y los planes familiares y escolares se han convertido en un gran potencial para el país.

tsunami