La música crea puentes de hermandad y eso se vivió con el concierto de tango que celebró la embajada de la República Oriental del Uruguay en el Teatro Nacional Rubén Darío, con la afamada artista internacional Olga Delgrossi, que fue acompañada por la guitarra de Julio Cobeli y el bandoneón de Néstor Vaz Chavez.

Con este espectáculo musical, la sede diplomática celebró en Nicaragua la independencia de su país, que junto con Argentina comparten la devoción y el amor por el tango.

Delgrossi interpretó muchos temas de su autoría que la internacionalizaron en América Latina, como Hasta siempre amor, mi vieja viola, tiempos viejos, la última copa, entre otros que provocaron sonoros aplausos de la concurrencia.

Previo al concierto de la llamada “Dama del Tango” del Uruguay, el maestro Ariel Britos, dirigió la Orquesta Juvenil Rubén Darío de Nicaragua, iniciando de esta manera un programa de cooperación con la orquesta juvenil del Uruguay. Los músicos nicaragüenses acompañaron a Delgrossi en varias de sus piezas que la han inmortalizado.

La jornada cultural fue inaugurada por el embajador Jorge Luis Jure, por el director del teatro Rubén Darío y el canciller de la República, Denis Moncada, quien en nombre del Gobierno Sandinista, brindó las felicitaciones a Uruguay por celebrar un nuevo año de independencia.

“Hemos traído a Nicaragua lo más grandes representantes del tango del Uruguay. Estamos muy orgulloso de traer a Nicaragua, un país querido, un país hermano, lo mejor que tenemos en el tango”, dijo Jure.

Rodríguez manifestó que el Gobierno Sandinista sigue promoviendo la cultura del país, pero también da a conocer otras expresiones artísticas de otras naciones.

“Hoy tuvimos un concierto de lujo, una de las cosas novedosas es que una generación de lo mejor del tango de Uruguay, se conecta con los jóvenes músicos nicaragüenses de la orquesta juvenil, en algo que se convierte en un primer paso para estrechar los lazos de amistad y cooperación”, mencionó Rodríguez.

tango

tango

tango

tango

tango

tango

tango

tango

tango

tango

tango

tango

tango

tango