La Fiscalía pide también aplicar esta medida a seis asesores del ex ministro del Interior.

“El presidente de un país tiene la obligación de defender a su pueblo. Por ello, no se trata tanto de si ordenó matar a los manifestantes. La cuestión es, ¿por qué no hizo nada para frenar la violencia?”, dijo un representante de la institución.

Mubarak y otros altos cargos del antiguo régimen de Egipto están enjuiciados por su presunta implicación en la muerte de cientos de civiles durante las manifestaciones antigubernamentales que desembocaron en una revolución a principios de 2011.