El subdirector de la Policía Nacional, Comisionado General Francisco Díaz, señaló que el propósito de la ley 779 es proteger los derechos humanos de las mujeres y terminar con la violencia, a fin que favorezca su desarrollo y bienestar.

“Es prioridad de nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional el fortalecimiento de un sentido de conciencia nacional sobre derechos humanos y solidarios, con el propósito de reducir los hechos de violencia intrafamiliar, sexual y trata de personas”, dijo Díaz.

En este encuentro participaron compañeras voluntarias de todos los distritos de la capital y de los municipios del país, las que vienen aportando su trabajo en dar a conocer los deberes y derechos contemplados en la ley 779.

“El trabajo de nosotros es ayudar a las mujeres para que conozcan la ley 779 o Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres, y también le ayudamos a los hombres para que eviten tener problemas y muchas mujeres no saben dónde acudir y por eso les damos las charlas”, comentó doña Claudia Estela Jarquín, que brinda sus conocimientos a las mujeres del municipio de Jinotega.

Dijo que su principal motivación es reducir a su mínima expresión todas aquellas acciones que generen violencia contra las mujeres, pues eso permitirá que las cifras de muertes por violencia intrafamiliar vayan reduciéndose cada día.

“Nosotras las incentivamos que vayan a las Comisarias de la Mujer y Adolescencia, porque mientras las mujeres no acusen el problema sigue y los hombres siguen actuando de mala forma”, refrendó Claudia Estela, que vivió su propio drama de violencia y el cual asegura erradicó por completo.

La señora Ruth Esther Rodríguez que también trabaja como Voluntaria Solidaria, subrayó que una de las principales misiones es consolidar la familia nicaragüense, donde el hombre y la mujer tienen que complementarse “y quitarse esa idea machista que es el hombre quien manda a la mujer y viceversa, porque hay casos que la mujer maltrata”.

“El trabajo que hemos hecho ha sido un gran éxito porque la mayoría de casos que tenemos han venido de las comunidades rurales y por eso nos sentimos satisfechas de darle a conoce a la mujer que existe una ley que la protege”, dijo  

Concluyó diciendo que el fin es unir a la familia, “no es para tener un montón de hombres presos, sino que se sensibilicen y que se termine la violencia”.