Este viernes el presidente norteamericano ofreció unas declaraciones en Miami en las que arremetió contra Venezuela y cuestionó el talante democrático del mandatario Hugo Chávez Frías, reelecto el pasado 7 de octubre con más de 55% de lo votos.

"Lo más importante es recordar que el futuro de Venezuela debe estar en las manos de los venezolanos. Hemos visto del presidente Chávez en sus pasadas políticas autoritarias represión de los disidentes", expresó Obama en entrevista a una televisora local de Florida.

Ante tales declaraciones, el Gobierno Nacional emitió el siguiente comunicado:

República Bolivariana de VenezuelaMinisterio del Poder Popular para Relaciones Exteriores

Comunicado


"El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela rechaza de la manera más tajante, las declaraciones indignantes del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, acerca del Presidente Hugo Chávez y de Venezuela, emitidas desde la ciudad de Miami el día 14 de diciembre de 2012.

En este momento de especial sensibilidad para los venezolanos, el gobierno bolivariano exige respeto al presidente de los Estados Unidos y a los funcionarios de su gobierno, por la dignidad del pueblo de Venezuela, de sus instituciones, y muy especialmente por la persona del Comandante Hugo Chávez.

La República Bolivariana de Venezuela se ha convertido, bajo la conducción del Comandante Hugo Chávez, en una democracia auténtica, gracias a la cual el pueblo de Venezuela ejerce ampliamente libertades y derechos que la sociedad estadounidense está aún muy lejos de alcanzar.

Por primera vez en 200 años de independencia, el pueblo venezolano está construyendo su propio destino gracias a la Revolución Bolivariana.

El pueblo venezolano reeligió al Comandante Hugo Chávez en la Presidencia de la República el pasado 7 de octubre, tras un proceso electoral que alcanzó el más alto nivel de participación de la historia política de Venezuela, y que suscitó el reconocimiento y la felicitación del mundo entero por su ejemplaridad y pulcritud, muy lejos de las dudas y reservas que genera el arcaico sistema electoral estadounidense.

Con sus declaraciones infames en este momento tan delicado para Venezuela, el Presidente de los Estados Unidos asume la responsabilidad de conducir las relaciones bilaterales hacia un deterioro mayor, dejando en evidencia la continuidad de su política de agresión e irrespeto hacia nuestro país".

Caracas, 14 de diciembre de 2012.