Tras la crecida del rio Fonseca en el municipio de Santa Lucia, en el departamento de Boaco, se produjo el desborde de la presa el Diamante ubicada cerca del casco urbano de la ciudad, donde se almacena el agua potable que garantiza el servicio a los pobladores.

De forma inmediata al conocer la emergencia, las autoridades de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL) dispuso equipos de trabajo para tomar las medidas necesarias para evitar el desabastecimiento del vital líquido.

El compañero Ervin Barreda, Presidente Ejecutivo de Enacal, señaló que "producto de la gran cantidad de agua y sedimento producido por las lluvias, la presa presentó un problema de obstrucción en la tuberia que va hacia la planta de tratamiento. Inmediatamente se realizó la construcción de una toma alterna y de esta manera alimentar los equipos de bombeo y tener agua en la planta".

Barreda destacó a su vez que “la presa desempeñó un importante rol durante la crecida del río pues fungió como disipador y contención pues se logró bajar la fuerza del caudal y permitió que toda esa agua no dañara totalmente las viviendas que se encuentran en la parte baja de la ribera del río Fonseca”, añadió.

La compañera Ivette Artola, Delegada de Enacal en Boaco, detalló el trabajo que de manera paliativa ejecutaron para evitar que la falta del vital líquido en los hogares fuese prolongada, lo cual permitió que en las primeras horas de este domingo el servicio se habilitara.

Toda la actividad está normal, hemos iniciado el proceso de llenado de tanques y la distribución retomó su normalidad. La presa no sufrió daño alguno más que la obstrucción de la boca toma que conduce el agua hacia las bombas y estas la trasladan hacia la plana de tratamiento”, dijo.

En la parte baja de la presa se reporta el daño de algunas viviendas, tomando en cuenta que es la primera ocasión en la que se reporta un sobre caudal, sin embargo, las autoridades locales se hacen presentes para apoyar a las familias.

La compañera Karla Espinoza, alcaldesa de Boaco, destacó la efectividad del trabajo coordinado con Enacal y otras instituciones, lo que permitió atender a las familias del sector.

“Gracias a Dios dimos respuesta inmediata a las familias que viven a orillas del rio Fonseca, la presa fue de gran importancia en esta situación en la que se vieron afectadas 54 viviendas, ocho de ellas destruidas en su totalidad, sin embargo, esto nos ha permitido dar una respuesta inmediata a las familias, la situación está resuelta, sin pérdidas humanas lo cual es lo más importante en momentos como estos”, manifestó.

Otras de las acciones que se están desarrollando es la limpieza del puente Santa Lucía, el cual quedó saturado de maleza y sedimento, sin embargo, ya se ha habilitado el paso vehicular.

enacal

enacal

enacal

enacal

enacal

enacal

enacal