Tres personas han muerto y trece están desaparecidas debido a las inundaciones y deslizamientos de tierra causados por las fuertes lluvias generadas en el sur de China por el tifón Hato, que el pasado miércoles tocó tierra en el país.

Más de 410.000 personas han resultados afectadas por las precipitaciones en la sureña provincia de Yunnan, con más de 8.000 evacuados y 85 viviendas destruidas en 64 distritos, según indicaron las autoridades locales a la agencia oficial china Xinhua.

Las autoridades han enviado equipos de rescate a las zonas más afectadas para buscar a los desaparecidos y auxiliar a los miles de damnificados.

Hato es el decimotercer tifón de la temporada y el más fuerte en golpear a China. Aunque perdió fuerza al llegar a tierra el pasado miércoles 23 de agosto , sus efectos siguen siendo intensos y en algunas zonas de Yunnan se han registrado precipitaciones de más de 250 litros por metro cuadrado.

La tormenta tropical causó 17 muertos el miércoles al llegar a la costa sur de China, nueve de ellos en la ciudad autónoma de Macao, donde se desplegó el Ejército chino para ayudar en la recuperación de los enormes destrozos causado.