El director del INE, el liberal David Castillo valoró de suma importancia la reforma parcial a la Ley de Energía, pues se buscará a lo inmediato el dinero que evite aumentar la tarifa.

El titular del INE, explicó a los diputados que la tarifa debió haberse reajustado en febrero un seis por ciento adicional, aunque el aumento real tenía que ser del 26 por ciento, debido a que los cálculos se hicieron en base a 100 dólares por barril de petróleo, cifra que actualmente ronda los 110.

En su intervención, Castillo subrayó el aporte brindado por el Gobierno Sandinista a través de la Alianza Bolivariana de Nuestros Pueblos de América (ALBA) que ha destinado un poco más de 150 millones de dólares en diversos montos desde el 2010 hasta la fecha, esto para evitar un incremento a la tarifa eléctrica en los últimos meses.

Recordó que en enero pasado hubo un reajuste del 9 por ciento, que se aplica únicamente a aquellos consumidores arriba de 150 kilovatios hora, en tanto el gobierno subsidia el 11 por ciento por los primeros seis con un fondo de 26 millones de dólares.

Indicó que existían tres caminos para paliar un poco la situación energética derivada del incremento en los precios del petróleo, entre estos la racionalización, el incremento tarifario y la aprobación de la reforma, tal y como ocurrió este jueves.

El coordinador de la bancada del FSLN, Edwin Castro manifestó que esta medida ayudara a mantener estables las tarifas de energía, para aquellos ciudadanos que consuman 150 kilovatios por mes.

Desde el mes pasado entró en vigencia un reajuste del 9% que se aplica a los consumidores arriba de 150 kilovatios por mes, mientras que el Gobierno subsidia el 11% por los primeros seis meses a un costo de 26 millones de dólares.