El Presidente de la Cámara Nacional de la Energía, César Zamora, anunció que demandará por el delito de difamación a Carlos Ponce, director para América Latina de la organización Freedom House.

Hace 10 días, Ponce mencionó durante un programa de televisión que Zamora era señalado de corrupción y violador de derechos humanos, algo que rechazó de plano el empresario del sector energético.

Posteriormente, Ponce declaró que la información que le proporcionaron fuentes de Nicaragua era falsa.

Durante una conferencia de prensa en las oficinas del Cosep, Zamora fue acompañado por el presidente de dicha organización José Adán Aguerri.

Zamora dio a conocer que ya ha contratado al buffet de abogados Manatt, con sede en Washington D.C. firma que ya ha notificado a Freedom House sobre la demanda por difamación en contra de Ponce y la organización gubernamental norteamericana.

"Quiero se me restituya mi honra y salga la verdad. No soy ningún criminal, ni corrupto y ni violador de los derechos humanos, tal y como lo expresó el señor Carlos Ponce de Freedom House, que luego se retractó de forma no oficial. El día de ayer iniciamos acciones legales contra Freedom House por las declaraciones del personal de Freedom House, declaraciones que resultaron indignantes y las acusaciones han demostrado ser falsas, de lo que se trata es buscar la verdad y de reparar los daños que se han cometido conmigo", dijo Zamora.

Lamentó que se esté desvirtuando y atacando el trabajo que han venido haciendo los empresarios por el desarrollo de Nicaragua, particularmente los afiliados al COSEP.

"Hay mucho camino que recorrer para restablecer la honra de mi persona y lo que se dijo del COSEP. Creo que nos debemos a la verdad tanto Freedom House como COSEP y hay que reparar ese daño", señaló Zamora.

El empresario indicó que desde hace mucho tiempo hay ataques y descalificaciones en contra de su persona y el Cosep de parte de grupos que están interesados en volver al pasado de confrontación, que tanto daño causó al desarrollo de Nicaragua.

"Hay gente que le molesta este actuar del COSEP y de alguna manera por eso quieren golpear. No deseo que le pase esto a nadie", declaró.

Reveló que tras las declaraciones de Ponce, su familia, su empresa y la cámara de energía, se han visto afectados, por lo que ha tenido que dar la cara para explicar a sus acreedores y a las instituciones financieras con las cuales mantiene relaciones comerciales.

Añadió que al interponer la demanda contra Freedom House, quiere crear un precedente contra las personas que inventan o crean listas de personas que son acusadas por delitos falsos, solamente para hacer daño a Nicaragua y el desarrollo que mantiene.

Lamentó que sean los propios nicaragüenses los que buscan a personeros extranjeros norteamericanos para que hagan daño a la democracia y a la estabilidad nacional.