Su reconocimiento fue ante los embajadores del grupo latinoamericano (GRULAC), en un desayuno que invitara el embajador español Manuel María Lejarra Lobo.  Manifestó que si los nicas seguimos por la senda que vamos el año 2020 encontrará un país muy pero muy desarrollado. “Pero en la vida hay logros y tropiezos. No es nada fácil. Siempre quedan asignaturas pendientes”, manifestó.

Iglesias elogió la coordinación de esfuerzos y voluntades entre el gobierno y el sector privado.  Como efecto hay crecimiento económico como el mejor de Centroamérica, además de la inversión extranjera de 900 millones de dólares, por el clima de seguridad ciudadana. Acá, conversamos de que nuestro país no compite en las estadísticas de horror provocado por el narcotráfico y el crimen organizado, al que declaramos la guerra.

Contó  que en Managua hizo una ponencia -500 asistentes- sobre la necesidad de continuar con una adecuada gestión macroeconómica que pasa por una política monetaria sana, tanto en Nicaragua como en los demás países de la región.  Señaló “los planteamientos de FUNIDE me gustaron, que refiere que Nicaragua ha avanzado en temas relacionados con la productividad, el empleo y la competitividad”.

Apostó  por una “gran revolución educativa”.  Recomendó la urgencia de que América Latina utilice los avances modernos que propone la tecnología para promover una educación de calidad, misma que permite el desarrollo de los países.  También dijo que es importante el desarrollo de la productividad, a través de infraestructura, innovación y tecnología.

Con respecto al debate de la despenalización de la droga, Iglesias indicó “creo que es un tema que hay que analizarlo.  Me parece que un debate sobre el tema es necesario en este momento en América Latina”.  Vale decir, que actualmente el gobierno de Guatemala lanza una cruzada a favor de debatir para legalizar las drogas.

La visita de Iglesias es parte de uno de tantos esfuerzos integradores en los que está participando la región centroamericana y Nicaragua en particular: La OEA, el SICA, el ALBA, el CARICOM, la Organización de Estados Iberoamericanos. Todos revisten importancia, unos apoyan más que otros.  A diferentes ritmos Iberoamérica se integra, conocemos nuestras diferencias, potenciamos nuestras similitudes, esperando que para el 2020 las palabras de Enrique Iglesias sean una profecía cumplida.