Todos vistiendo su toga y birrete color rojo oscuro, los estudiantes muy contentos fueron desfilando para celebrar esa ansiada promoción que deja huellas imborrables en sus vidas, pero a la vez agradeciendo por ese acompañamiento que viene promoviendo el Gobierno Sandinista desde hace seis años.

Acompañados de sus madres o padres, los futuros universitarios nos contaron su inmensa alegría, pero también confesaron que los últimos cinco años tuvieron que dedicarse al estudio para culminar exitosamente la secundaria.

Todos sin excepción se vieron respaldados por el Bono Solidario de Bachillerato, que significó mil córdobas para cada uno de los 55 mil 260 estudiantes de secundaria que han logrado culminar con éxito esta etapa escolar.

“Gracias a Dios he logrado culminar esta etapa de mi vida; la secundaria y también gracias al esfuerzo de mis padres y del Gobierno Sandinista que nos ha venido apoyando en estos tiempos, gracias al bono de mil córdobas que nos dieron”, matizó Byron Alexander Vado, nuevo egresado del Instituto Miguel de Cervantes.

Aseguró que con ese acompañamiento solidario, pudo comprar la toga y el birrete que le costó 350 córdobas, se compró una camisa blanca y los zapatos que usó en esta promoción realizada en la Iglesia Catedral de su Gloria que se ubica en el sector del kilómetro siete de carretera sur.

Este lugar fue el escenario donde decenas de orgullosos padres y familiares acompañaron a los nuevos graduandos, que de uno en uno recibían su titulo de secundaria de manos de las autoridades escolares y del compañero Sixto Ulloa, Procurador de Participación Ciudadana de los Derechos Humanos.

“De ahí sacamos lo de la togas y algunos gastos más, para comprar un poco de ropa adicional. Este bono nos favorece a todos los que nos estamos bachillerando”, citó Vado que tiene su mirada puesta en la carrera de Ingeniería en Sistema que se imparte en la Universidad Nacional de Ingeniería.

Su madre Esther Vado muy orgullosa por el éxito de su hijo, manifestó “para mí es muy bueno y creo que no vamos a tener otro gobierno igual al que tenemos, le damos gracias a la compañera Rosario Murillo y al Comandante Daniel Ortega por todo esta ayuda, ya que son mil pesos que a veces no los tenemos a mano”.

“Gracias a Dios nos ayudaron en la cosas que vamos ocupar en la promoción, en las sandalias, ropa de vestuario y la toga. Gracias a ellos (al comandante Daniel y compañera Rosario) no nos faltó nada y que siga así para que los que vienen (futuros bachilleres) no les falte tampoco”, Mery Rosales, de 18 años y que desea estudiar Química en Farmacia, pues desea poder ser dueña de una farmacia.

El padre de Mery, Baltasar Pérez Coleman, aunque es la cuarta ocasión que vive un momento similar, dijo que este es histórico, pues logró solventar sus gastos con el acompañamiento del bono solidario.

“Esto es magnificó, es máximo, es una de muchas cosas que ha hecho mejor el gobierno y es lo mejor para los pobres”, dijo Baltasar.

Ingrid Sotelo, otra joven promocionada, aseguró que va dispuesta a ser una de las mejores periodistas de los próximos años, ya que su próxima parada es estudiar comunicación social.

“Logre comprar mi toga, nos han venido acompañando en todo este proceso de secundaria, cuyos métodos han cambiado para mejorar. Voy a otro paso más grande y si Dios quiere vamos a graduarnos de comunicadora social”, manifestó Ingrid.

“Estas promociones son gracias a nuestro Gobierno Sandinista y esto está a la vista y el que no quiere verlo que no lo vea, pero la Revolución está haciendo más de la cuenta al restituir los derechos de todos los nicaragüenses y no solo en la educación, en el campo, en la ciudad, me siento honrado que mi hijo esté en este instituto bachillerándose”, comentó José Luis González, cuyo hijo se graduó en el colegio Ramírez Goyena.

En el Instituto Miguel de Cervantes se bachilleraron 250 estudiantes, mientras en el Ramírez Goyena graduó a 70 jóvenes trabajadores que estudian en el turno sabatino. Este próximo viernes está programada la graduación para los 300 del turno regular.

“Vamos de victoria en victoria y esto es un nuevo triunfo de los estudiantes”, comentó la directora del Miguel de Cervantes, compañera Brenda José Campos, asegurando que unos 15 jóvenes no pudieron graduarse por no cumplir las notas aprobadas en una o dos materias.