Desde casi una hora antes del inicio del acto litúrgico comenzaron a llegar católicos devotos de la denominada Virgen Morena, que de acuerdo con testimonios recogidos en el siglo XVI, en un 12 de diciembre de 1531 se le apareció a un hombre muy humilde campesino llamado Juan Diego y le habría pedido que bajara hasta donde el obispo para que se construyera un templo en el cerro del Tepeyac.

La misa en honor a la Virgen de Guadalupe fue celebrada por el sacerdote Carlos Handal, quien dijo que se le realiza este homenaje a la emperatriz de las Américas porque se le aparece a los pequeños, como Juan Diego.

En ese sentido recordó en su homilía que la Biblia señala que Dios escucha a los humildes y mira de lejos a los altivos, por lo tanto señaló que para escuchar la voz de Dios se requiere ser humilde.

Le piden milagros a la Virgen de Guadalupe

Una de las visitantes de la catedral, Claudia Mejía dijo que llegó por la celebración de la misa en honor a la Virgen de Gaudalupe, la que según dijo “me ha hecho muchos milagros, yo soy devota de ella y le estoy pidiendo un milagro porque tengo problemas en mis ovarios y mi matriz y tengo fe que hará el milagro”.

Por otro lado Azucena Pérez, dijo que desde pequeña es seguidora de la Virgen de Guadalupe, porque su abuela vivió en México y fue ella quien les fomentó el amor tanto a la Concepción de María, como a la Virgen de Guadalupe de México.

Entre tanto María Elsa Altamirano, dijo que ella ha oído decir que la virgen de Guadalupe hace milagros, por lo tanto se considera devota desde hace tiempo, buscando su favor.