Desde diferentes sitios de la capital, jóvenes, niños y adultos presenciaron el eclipse solar, fenómeno que es considerado un evento extraordinario, tomando en cuenta que el mismo no ocurre con frecuencia y que para muchos es la primera vez que logran apreciarlo.

En el Centro de Geología y Geofísica de la UNAN, Managua, los estudiantes a través de telescopios y lentes especiales, vivieron paso a paso el fenómeno, mismo que solo se logró apreciar en un 30% en el país, sin embargo, fue disfrutado al máximo.

"En el país no se logrará apreciar en su totalidad el eclipse, pero a través de los telescopios podemos ver cómo la luna se va interponiendo ante el sol. Aquí lo más importante es que los muchachos lo aprecien y conozcan un poco de lo hermoso que nos brinda la naturaleza”, manifestó Marcel Chow, docente Iivestigador del Centro de Geología.

El entusiasmo de los observadores fue notorio, muchos de ellos aseguraron que debido a su corta edad no lograron apreciar el eclipse de 1991, cuando el fenómeno oscureció todo el territorio nacional, por ello se animaron a vivir la experiencia.

Me ha parecido muy bonito poder admirar un eclipse, en mi caso, es la primera vez que tengo este tipo de experiencias y realmente que es hermosa. Muy acertada la idea de brindarnos este espacio para ser partícipes de algo así”, manifestó Francesca Rodríguez.

Venimos un grupo de amigos a pasarla bien, conocer un poco más a fondo de lo que se trata un eclipse pues nunca lo habíamos visto. Es bonito, voy sorprendida y a la vez maravillada con el fenómeno que creo no volveré a ver”, dijo Rodrigo Silva.

Otro de los sitios donde se colocaron equipos adecuados para la observación, fue la plazoleta de la Universidad Nacional de Ingeniería, donde astrólogos y aficionados compartieron la experiencia con muchos.

Es una actividad organizada por la Asociación Nicaragüense de Astrónomos Aficionados (ANASA) y los estudiantes de la UNI, instalamos dos telescopios con filtros solares y binoculares previamente protegidos. Lo bueno es que la gente va aprendiendo a ver estos fenómenos como algo bonito y no como algo perjudicial para la salud”, expresó Isaac Bravo, organizador del evento.