Esta decisión determina que Cordero recobrará su libertad el 26 de septiembre del año 2022, eso si no prospera la apelación que interpondrá su abogado defensor Marvin Arias, que insiste en afirmar que su patrocinado no cometió el crimen contra el estudiante de odontología.

El representante del Ministerio Público Roger Alvarado, también apelará la decisión judicial, pues argumenta que en este caso, lo que hubo fue un asesinato y no un homicidio.

Gómez impuso la pena mínima para el delito de homicidio que establece entre los 10 y 15 de años cárcel. En la lectura de la sentencia condenatoria no estuvieron presentes los padres del fallecido, doña Marcía Alvarado y Bayardo Pérez, a pesar que en el expediente rola que ambos fueron notificados 24 horas de esta audiencia.

La judicial también ordenó el decomisó de la pistola 9 mm, marca Glock con serie LDM587 con mira infraroja y un magazine con 9 tiros. Igualmente decomisó la licencia de portación de arma a nombre del homicida.

Ordenó la devolución de la camioneta Land Rover placas M 160-614, vehículo en el que llegó Cordero junto a Steven Rosales a la discoteca donde se encontraba la víctima. La camioneta queda en resguardo de la esposa de Cordero, Xiomara Raquel Castillo.

Cordonero que actualmente se encuentra internado en un centro asistencial por lesiones en su pierna izquierda, a consecuencia de disparos de arma de fuego, se mantendrá en este lugar con la debida custodia y una vez sanado tendrá que continuar la pena en la cárcel Modelo de Tipitapa.

Acompañante de Luis Alexander está libre


Alvarado después de leída la decisión de Gómez promovió un recurso de nulidad, al hacer notar que Steven Rosales, que se declaró culpable de tenencia ilegal de armas y de amenazas con armas, fue dejado en libertad por la judicial, a pesar que se le condenó a dos años y medio de cárcel.

Alvarado alegó que para que el “auto” u orden de libertad a favor de Rosales, tuviera efecto, debió convocarse a las partes involucradas en el proceso y notificarse en esa audiencia, sin embargo asegura que esto se hizo “a espaldas” de todos.

Gómez respondió que podía hacer uso de los procesos establecidos en caso de no estar de acuerdo.

“He planteado un incidente de nulidad porque considero que aquí se ha afectado el debido proceso y en el caso de Steven Rosales es la fecha y no nos han notificado de esa sentencia y si no nos han notificado no se puede poner en libertad al acusado, y en este caso ya la juez a espalda del ministerio público porque no fuimos notificados”, manifestó Alvarado al considerar anómalo este procedimiento.

Alvarado considera que la sentencia en el caso de Cordero es injusta, pues debió pronunciar su fallo en base al delito de asesinato y no por homicidio.

“No estamos de acuerdo con la tipificación del delito, aquí se cometió un asesinato y eso es lo que vamos a pedir, que el Tribunal de Apelaciones se pronuncie sobre la tipificación de delito, porque la pena debe ser superior a los 20 años, como mínimo”, citó Alvarado.

Mientras el abogado defensor de Cordero, también estudia la posibilidad de apelar la sentencia, argumentando que su cliente nunca hizo disparos y que fue él quien recibió varios en su humanidad al momento de la riña.