El compañero Acosta recordó que la Comisión Económica para América Latina, vaticinó para la economía de Nicaragua un crecimiento de un cuatro por ciento, pero dijo que el gobierno nicaragüense considera que esa cifra será mayor y que porcentualmente se puede alcanzar hasta un cinco por ciento en 2013.

Nicaragua concentra la mayor parte de sus exportaciones entre Estados Unidos, América Central, América del Sur y Europa, destacó el ministro y agregó que cualquier efecto negativo o positivo en la economía de los socios comerciales de Nicaragua, repercutirá en el país.

Acosta señaló que el Presupuesto General de la República del 2013 es considerado como el que tiene un mayor equilibrio fiscal en los últimos años, es decir sin mayores diferencias entre los ingresos totales y los gastos totales del país.

Destacó que los ingresos tributarios de Nicaragua rondan los 34 mil millones de córdobas y que se tiene proyectado que para el 2013 sean de cerca de los 41 mil millones, lo que demostraría un buen desempeño de la actividad económica nacional, lo que a su vez impactará positivamente en los ingresos tributarios.

Bastante optimismo

De acuerdo con el compañero Iván Acosta, el gobierno tiene bastante optimismo con los últimos datos de cierre en el crecimiento económico de Nicaragua en el año y explicó que si no hay más impactos negativos que los existentes en el entorno económico internacional, el ritmo de desarrollo de la economía nacional será mayor que el cuatro por ciento que pronostica la CEPAL.

Respecto de los efectos de la Concertación Tributaria para los primeros años 2013 y 2014, el ministro de Hacienda dijo “esperamos que tenga un desempeño positivo, pero no tan importante, porque no estamos desarrollando una nueva política tributaria con efectos recaudatorios, no estamos esperando recursos inmediatos, sino que se desate y reorganice la actividad económica, lo que en el mediano plazo genere más recursos”.

Esos recursos serían producto de una mayor productividad y mayor producción, sobre todo con el tema central de que esta nueva ley genere más contribuyentes, reduciendo los niveles de evasión fiscal.

Aseguró que en el 2013 se va a evaluar el desempeño del primer semestre en materia tributaria, pero añadió que las expectativas del gobierno no están concentradas en un gran impacto producto de la Ley de Concertación Tributaria, sino que se espera que esta legislación contribuya a ordenar las distorsiones de los diferentes sectores económicos y diferentes agentes.