Su eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, ofició este viernes la Santa Misa desde la parroquia San Pablo Apóstol en la colonia 14 de septiembre en Managua.

Durante la homilía, el Cardenal realizó la renovación de los votos de servicio de los ministerios extraordinarios de la comunión de los misioneros de la Iglesia.

"Que la gracia fortalezca a este grupo de hermanas y hermanos de la aparroquia que ven por los enfermos y los ancianos, me uno por las intenciones ya presentadas", dijo.

Recordó que es una iglesia ministerial la que recibe gracias especiales para que cada miembro desarrolle una labor, un servicio.

"Debemos ser conscientes que somos llamados por el Señor sin méritos propios ya que es una gracia la cual no merecemos ni somos dignos, lo importante es que podamos responder", añadió el prelado..

"Yo fui ordenado presbítero para servir y para hacer lo que el Señor quiere que haga", mencionó Su Eminencia al recordar los 42 años de haber sido ordenado sacerdote.

Sobre el evangelio leído, que trató del matrimonio, indicó que "No es para todos, es para aquellos que el Señor llama".

Brenes en su homilía recordó lo siguiente. "Estamos llamados a ser una iglesia ministerial que lleva siempre gozo y alegría, por eso le pedimos a Dios ser siempre portadores de alegría para dar consuelo y fortaleza".

Comulgar por sí mismo y llevar la comunión y la palabra a enfermos y ancianos, son partes de las misiones de estos ministros y ministras de la parroquia.

Ana Medina, una de las ministras que renovó votos de servicio manifestó que es hermoso servir a los enfermos y llevarles la palabra de Dios en momentos difíciles.

"Me siento muy feliz y emocionada porque como el Cardenal dijo que es un llamado del Señor visitar y ver a los enfermos, esto es una cosa grandiosa asistirlos, es un poco duro pero a la vez es algo muy bello", añadió la misionera.

Asimismo, Carmen Alguera, dijo: "Yo tengo once años de ser misionera, en este tiempo he visitado a los enfermos todos los domingos en la comunidad, evangelizar y servirle al Señor y siempre que el Señor me dé fortaleza y salud seguiré adelante".