Doña Thelma Obando de 65 años, es una nandaimeña que dedicó cuatro décadas de su vida para atender partos. El oficio fue herencia de su padre y empezó a ejercerlo a los 25 años con amor y gran satisfacción.

Me decía mi papá: Atiende partos para que te quede de recuerdo, esa es la herencia que te dejo. Y ahora digo yo, es cierto, porque cuántos niños yo he levantado, y si me hubiese negado, quien sabe que hubiera sido de ellos”, recordó doña Thelma.

Atendió más de cien alumbramientos, todos exitosos, pero no sólo ayudaba a las madres a dar a luz, también su gran corazón la convirtió en abuela de cientos.

Yo sentía una alegría porque decía: ¡Ala, no se murió, está vivo! Diario llegaba a visitarlos y cuando eran pobrecitos, que tal vez sólo tenían niños chiquitos, yo les lavaba, les arreglaba su casita y por eso me decían abuela; otros dicen: ahí viene mi mamá!”, añade con gran satisfacción.

¡Adiós mamita! me dicen, ¡Adiós hijo! les digo yo”, exclama Obando orgullosa y sonriente.

Ella es madre de 14 hijos, atendió sus propios partos, los de sus hijas y embarazadas de las comunidades de Nandaime, Diriá, Granada y hasta Masaya.

Gobierno equipa a parteras

Hace 8 años el Buen Gobierno la equipó de un maletín con las herramientas necesarias para atender de forma segura los nacimientos, reconociendo así su loable labor.

Es el único Gobierno que se ha acordado de darnos este maletín a nosotras las parteras, porque antes atendíamos como Dios nos ayudaba. Yo me siento gozosa, porque este gobierno ha hecho una gran cosa ayudarle al pobre, se ha interesado para capacitarnos en el hospital y donde quiera nos han capacitado”, señaló.

Parteras y MINSA trabajan de la mano

Ahora atiende casos de emergencia, trabaja de la mano con el Ministerio de Salud, para fortalecer el modelo familiar y comunitario, llevando un control de las embarazadas que pueden presentar altos riesgos en su comunidad.

“Yo capto las embarazadas, cada mes yo traigo un informe, donde digo cuántas embarazadas hay en mi comunidad con nombre, apellidos y edad y ahí llega el médico, la doctora y les hacen sus contrales de forma instantánea, en las Casas Maternas las captan también”, puntualizó Obando.

“Es un excelente trabajo y ayuda a las mujeres que no pueden ir al hospital y tienen sus hijos en sus casas, es una gran ayuda para nosotras, y la felicito por eso”, indicó Wendy Cortés, embarazada.

Casas Maternas, formidable salto a la Salud

Reconoce que sólo este gobierno ha dado enormes saltos en la salud, prueba de ello son las Casas Maternas, donde médicos y enfermeras velan por la salud y vida de los pacientes con altos riesgos.

Yo les digo a las embarazadas que aprovechen estas casas maternas, porque es una inversión muy grande que ha hecho el Gobierno y que ningún otro gobierno ha dado este tipo de oportunidades”, señaló doña Thelma.

“Es una buena opción porque así hay muchas vidas que son salvadas, porque hay embarazos de altos riesgos y así evitan mayores complicaciones” afirmó Zulema Cortés, embarazada.

Doña Thelma Obando es una mujer ejemplar con voluntad de ayudar y es un orgullo para los habitantes del municipio de Nandaime, en el departamento de Granada.