Haciendo gala de su cultura, la población del Barrio Camilo Ortega, sector El Calvarito de Monimbó, zona sur, celebran con presentaciones folklóricas la restitución de su derecho a energía eléctrica constante y de calidad, que impacta significativamente el desarrollo socioeconómico de los emprendimientos locales.

"La normalización del servicio eléctrico para la población es muy importante y de gran impacto, implica mayor seguridad para la comunidad que atrás deja las conexiones precarias, peligrosas y de alto riesgo en este barrio. Ahora cada uno  de los microempresarios tendrán mejores oportunidades de desarrollo en sus negocios", explicó el Ingeniero Emerson Salgado, responsable del departamento de protecciones eléctricas de Enatrel.

"La energía era ineficiente, no arrancaban las máquinas con la energía 110 que teníamos, la máquinas manuales como el taladro, metabo, no funcionaban como debían, pero ahora que vino el proyecto vamos a tener mejor calidad de energía. Las máquinas para hacer nuestros muebles no se van a deteriorar por que van con la capacidad de energía que deberíamos de tener", expresó José Francisco Ortiz, propietario de Muebleria Ortiz.

Para hacer esto posible el Buen Gobierno a través de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica construyó una red de 490 metros en redes primarias y secundarias que beneficia a 42 viviendas y más de 200 protagonistas.

"Es un beneficio que también lo van a gozar nuestros niños, porque antes la luz venía bastante baja y no podíamos tener electrodomésticos porque se nos podían dañar, entonces es un gran beneficio que el Comandante nos ha mandado", aseguró doña Ninoska Ortiz.

Marco Antonio Reyes es un artesano de calzado que también celebra este proyecto que llena de seguridad a las familias.

"Gracias a Dios por la energía que no ha regalado el Gobierno, ahora vamos a sentirnos más seguros porque por lo menos aquí en la noche me vienen a buscar mis clientes y ahora ellos entrarán confiados de que no les va a pasar nada y vendrán a encargar más mis productos", declaró.

La obra Normalización del servicio eléctrico para la población tuvo un costo de C$ 827,746.31, dinero que el buen Gobierno gestiona para impactar la vida de las familias nicaragüenses.

"Gracias a Dios llegó la luz, ya que tenía 4 años de vivir aquí y no teníamos energía eléctrica, y ahora con el proyecto vamos a vivir mejor", puntualizó doña Gloria Flores.

Masaya como municipio y departamento tiene el primer lugar de penetración de energía eléctrica, pasando de un 74.3% a un 94.7%, esto significa un avance del 20% desde que el Gobierno Sandinista retomó el poder.

Al finalizar la inauguración los pobladores sostuvieron un conversatorio con las autoridades del Gobierno local y Enatrel de cara a seguir restituyendo el derecho a energía constante y de calidad.