Desde la Cámara de Porcicultores y con apoyo del Gobierno Sandinista se ha venido realizando grandes esfuerzos para que crezca el consumo de cerdo nacional a nivel nacional.

En todo el país se pueden ver una gran cantidad de granjas pequeñas y medianas con cierto grado de tecnificación, lo que es una señal que el productor está creyendo en Nicaragua y en el sector porcícola, que desarrolla inbteresantes inversiones.

Desde hace 4 años la granja La Remesa, ubicada en la comarca El Zapotal, en el municipio de Jinotepe, comenzó a incursionar en el mundo de la porcicultura, dedicados al engorde de cerdos y crianza de lechones.

El propietario de la Granja, Joel Herrera, explicó que el proceso que realiza en su granja es para garantizar una carne de cerdo inocua, que requiere de una buena alimentación de los cerdos y la adquisición de maquinarias, laboratorios de inseminación, entre otros avances.

Esta Granja ha invertido en la importación de genética, porque “nosotros queremos manejar de 70 a 150 o 200 hembras”.

Dijo que en la medida que cada productor aprende y se desarrolle  se podrán generar mayores ganancias en la actividad.

Herrera valoró de importante el apoyo del Gobierno Central a través de las diferentes instituciones.

Ha sido de gran respaldo el Gobierno, ya que estamos impulsando una norma técnica de etiquetado de la carne de cerdo, lo que permitirá decirle al consumidor las características de una carne fresca, contribuyendo en reducir la cantidad de importaciones”, resaltó.

Granja equipada

Esta granja cuenta con un área de maternidad, gestación, desarrollo y engorde, garantizando que los cerdos tengan un cuido y espacio adecuado, además de ser atendidos por un veterinario.

Nosotros nos enfocamos en el cuido de los cerdos, garantizando que llegue carne segura a la población”, reiteró Herrera.

En la granja también hay una sala de preparación de alimentos, que cuenta con un molino de martillo y mezcladora para proceder a homogenizar los alimentos.

Su propietario dijo que los alimentos contienen energía y carbohidrato a base de maíz amarillo, pulidura de arroz y se les adita antibióticos, para luego mezclarse y homogenizarlo.

Hay que destacar la inversión en el equipamiento que ha realizado don Joel en esta granja, ya que los cerdos, verracos y lechones están en excelentes condiciones.

Una vez que se da el cruce entre la cerda y el verraco, esta pasa a una sala de gestación, que dura 3 meses, 3 semanas y 3 días, estos últimos la pasa en la sala de maternidad, en espera del parto.

En los corrales de engorde hay más 300 cerdos que llegan a pesar entre 210 libras a 220 libras en salida. En total son más de 500 cerdos, entre ellos 70 hembras y 3 verracos.

Esta granja tiene la capacidad de producir entre 20 a 25 cerdos por semana. Cada parto por hembra anda en los 10 a 11 lechones.

Meta de 27 millones de libras

Para este año, la meta es producir 27 millones de libras de carne, en una combinación de cerdos de los municipios y cerdos de granja.

Esta granja genera 6 empleos, entre los que asisten en la limpieza y los alimentos, destacan 2 mujeres por su dedicación y puntualidad en este trabajo.

Carne inocua al consumidor

Sebastián González, médico veterinario, afirma que es importante que el cerdo sea atendido en lo nutricional, para que se desarrolle sanamente, saludable y sin estrés.

De los mayores problemas (que enfrenta)  es la diarrea en los lechones, por ello la alimentación de las madres y la prevención con dosis de antibióticos, evita la diarrea y por ende la mortalidad de los lechones”, explicó.

Afirma que la meta es producir carne inocua al consumidor, con más proteínas, y vitamina B12; a diferencia de la carne importada que pasa 6 meses congelada, y al llegar al país se descongela y se le da un tratamiento que hace que la carne pierda sus propiedades.

El rubro carne de cerdo significa cada día más un porcentaje en la participación de la carne nacional, que está creciendo con la producción de buena calidad y cerdo sano.