La Vicepresidenta de la República Compañera Rosario Murillo, agradeció a los compañeros que le hicieron llegar a su despacho un cesto de dulces de los que se compartieron este lunes en la Gritería Chiquita de León, en honor a la Asunción de María.

“De verdad cuánta devoción en esa Primera Capital de la Revolución, con cuánto cariño se celebró, con cuánta devoción y con cuánta fe, la Gritería Chiquita, expresó entusiasmada la Compañera.

Rosario saludó a las familias leonesas, y de una forma particular a Monseñor Bosco Vivas Robelo, Obispo de la Diócesis de León, a quien definió como “guardián, portador de la tradición".

"Se empeña en mantener y fortalecer la fe y la devoción en nuestra Madre María, desde esa hermosísima Catedral y esos bellísimos altares”, añadió la Vicepresidenta de la República.

La Compañera Rosario dijo que nuestra Policía Nacional estuvo resguardando esas actividades en León, Chinandega.

También recordó que la Virgen de la Asunción también se celebra en Juigalpa, Granada, Ocotal y Masaya .

“Cuánta alegría en nuestro país, cuánto le agradecemos a Dios por esa alegría, esa fe, esa esperanza en alto, ese aliento que tenemos los y las nicaragüenses y cuánto agradecemos a Dios que nos permite trabajar juntos, fortalecer la unidad y el bien común en nuestro país”, dijo.

Fortalecer la unidad de todos por el bien de todos, así es como nos vemos, así es como nos queremos y esa también es garantía de la seguridad y la prosperidad que todos queremos, esa unidad por el bien común. Cuánto le debemos a Dios que derrama bendiciones y la principal bendición es la paz y la seguridad”, precisó la Compañera Rosario.

Casi todos los días hay una fiesta patronal en nuestro país, “nuestro pueblo se moviliza, la familia con fervor de verdad con mucha fe, y ese modelo de fe es el que cultivamos y tratamos de fortalecer todos los días”, aseguró.